Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Proeza del Barceloneta que alcanza la final de la Euroliga

AS AS 30/05/2014 Alberto Martínez

Asomó el sol entre una cordillera de nubes y la tormenta se trasladó a la piscina. Un Atlètic-Barceloneta desatado se sacudió al Primorje Rijeka (Croacia) en las semifinales de la Euroliga de waterpolo y mañana, a las 19:30, disputará la primera final de su historia. Un sueño que parecía un imposible, dada la superioridad económica y como equipo de los rivales, pero que se ha convertido en una realidad debido al tesón del grupo de Chus Martín. Movidos por una fe inquebrantable, la que les hizo reponerse con entereza del 0-2 con el que arrancó el encuentro, el Barceloneta pasó de verlo cuesta arriba a verlo ganado para terminar sufriendo. Pero es lo que tiene esta proeza que saborearon con un grito ensordecer cuando López-Pinedo, un gigante, detuvo el último lanzamiento.

Pero este desenlace parecía inimaginable en los primeros minutos. Dos acciones rápidas de Radu, boya croata, marcaron el camino a unos y a otros (0-2). Quizás fue lo mejor que le pudo pasar a los marineros, conscientes de que el peligro en los ataques rivales procedía de esa superioridad en la zona interior. Los de Martín adelantaron la presión, mordieron una y otra vez la posesión rival, y taparon a los boyas croatas. Con el cerrojo puesto, llegaron los goles, pese a que los tres primeros remates catalanes se toparon con los palos.

Ubovic palmeó un remate para hacer el 1-2 y Echenique, en un ejercicio de pillería, sorprendió a Vican, el meta del Primorje (2-2). Pese al 2-3 de Buljubasic en una acción de superioridad, los de Martín le habían pillado el truco a los croatas. Su juego de dos boyas resultó eficaz en ataque para sacar exclusiones y comenzar a abrir una grieta en el marcador. Sziranyi, Marc Roca y Ugovic pusieron un 5-3 ilusionante. López-Pinedo volvió a ser una pared como en los cuartos de final ante el Brescia y detuvo un penalti. Obcecado, el Primorje comenzó a cargar tintas contra los árbitros y a irse del partido, lo que aprovechó el Barceloneta para ponerse 7-3 al descanso, con tantos de Perrone y Español.

Pero el Primorje no es presa fácil, por algo era el favorito junto al Pro Recco italiano a ganar esta Euroliga. Su técnico, Ivan Asic, colocó a dos boyas y comprimió los espacios en ataque. El Barceloneta se comenzó a cargar de exclusiones y la grieta se redujo a un mero resquicio. Con el 8-6 en el marcador, llegó un gol decisivo, muy protestado, sin razón, por los croatas, quienes reclamaron que el gol de Minguell a escasos segundos del final no había entrado. Tocó el lateral de la red (9-6).

Comenzó el último parcial con un tempranero gol de Xavi Garcia y otro de Varga (9-8). La tensión se palpaba en los jugadores del Atlètic hasta que apareció su mejor jugador, el francotirador Albert Español. De su mano derecha nació un gol a la escuadra que volvió a ampliar la ventaja (10-8). Quedan cuatro minutos. Una vida. Pero los catalanes supieron administrarse, defendieron como nunca y la suma de todos dio una épica victoria, que devuelve al waterpolo español, 19 años después, a una final europea. Le aguarda el Radnicki, que vapuleó al Partizán (9-4) bajo una intensa lluvia. Mañana le espera otra tormenta, la del Atlètic-Barceloneta.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon