Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pulso de Mariano a Zidane

El Economista El Economista 01/08/2016
Mariano celebra el gol que le marcó el Chelsea el pasado sábado. © EFE Mariano celebra el gol que le marcó el Chelsea el pasado sábado.

Mariano Díaz Mejía es delantero. Nació en Barcelona pero posee la nacionalidad dominicana por ascendencia materna. Tiene 23 años (los cumple hoy mismo) y es la nueva estrella de la cantera blanca, la nueva perla que está en boca de todos. La culpa la tiene un gol. Golazo, mejor dicho. El que el pasado sábado le hizo al Chelsea en el amistoso que midió a los blancos y los 'blue' en Michigan.

Un zapatazo desde más de 30 metros que le hizo aparecer en todos los telediarios y las bocas de todos los aficionados merengues. No es para menos. Obras de arte de tan pura estética no se ven todos los días.

No pilló de sorpresa a un Zidane que ya lo conoce de su época en el Castilla. Es más, con él en el banquillo, Mariano era más titular que Borja Mayoral, jugador llamado entonces a ser el siguiente crack del filial en la primera plantilla.

Apenas llegado al banquillo en enero, el técnico francés pidió que el muchacho renovase con contrato del primer equipo y el Real Madrid aceptó. Así, se podría decir que este espigado muchacho fue su primer fichaje. Eso decían los titulares de aquel día aunque la realidad que le esperaba a Mariano es distinta.

Ha viajado a EEUU para probar con los mayores, pero con la perspectiva de que salga cedido a un Primera División. El propio Zizou lo confirmó después de su golazo. Pero él, Mariano, está dispuesto a plantear un duro pulso con su técnico. Pulso deportivo y plagado de competitividad. Su deseo máximo es quedarse. Dicho de otra manera: no piensa moverse del Real Madrid. Mucho va a tener que presionar la escuadra blanca para lograr esa cesión anhelada.

Es lo que dicen sus agentes cada vez que descuelgan el teléfono para recibir la llamada de algún equipo interesado en ficharlo. "No pensamos en otra cosa que en convencer a Zidane", responden una y otra vez para desilusión de las muchas novias que ya tiene.

Y así, con esfuerzo y golazos, con rendimiento en entrenamientos y partidos, es como pretende quedarse en Madrid. Lo tiene complicado ante la presencia de la BBC y la de Morata... aunque sin Jesé (parece cerca del PSG), quizá tenga una oportunidad de seguir demostrando que Zidane no se equivocaba cuando lo convirtió en su primer 'fichaje'.

MÁS EN MSN

-Los 5 frentes abiertos de Zidane a nueve días de la Supercopa

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon