Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Purito se probó, Ulissi remachó y Cadel Evans logró bonificación

AS AS 14/05/2014 Juan Gutiérrez

Se asomaron los gallos. La primera llegada en cuesta no dio para mucho, pero mostró a los hombres fuertes de la carrera. El propio Purito Rodríguez, lanzado por su inseparable Dani Moreno, atacó en el tramo final, pero el terreno no era lo suficientemente rompedor para el líder del Katusha. Al final acabó séptimo. Venció el italiano Diego Ulissi, de 24 años, campeón del mundo júnior en 2006 y 2007, por delante de otro candidato a la general, Cadel Evans, que arañó seis segundos de bonificación. Michael Matthews, que se defendió con solvencia, se clasificó sexto y conserva la maglia rosa.

Diego Ulissi celebra su victoria en la quinta etapa del Giro. © GETTY Diego Ulissi celebra su victoria en la quinta etapa del Giro.

La llegada se presentó en el libro de ruta como la primera meta en alto: 6,7 al 3,6% o 5,5 km al 5%, según diferentes cálculos, con una máxima pendiente del 8%. Pero no fue para tanto. A pesar de todo, Purito puso al Katusha a tirar cuando faltaban dos kilómetros. Dani Moreno hizo una gran selección y su jefe de filas demarró a 500 metros. Demasiado lejos, quizá. O demasiada poco pendiente, también.

El pelotón había subido con anterioridad por ese mismo puerto, así que los ‘katusha’ conocían la llegada. En esa ascensión no aparecieron los capos, que se reservaron para el repecho final, pero sí se decidieron cosas en la bajada, donde se cayó Mikel Landa, otro español con aspiraciones. A 20 kilómetros había arreciado la lluvia y la carretera estaba resbaladiza. También pueden dar fe de ello Castroviejo o Samuel Sánchez, que se quedaron cortados en otro incidente anterior.

La escapada del día se formó en el km 15 con once corredores que, además de dar colorido a la jornada, se jugaron el maillot de la regularidad. Allá se metieron tres velocistas, Viviani, Swift y Farrar, y por ese orden cruzaron el sprint de Montalbano Jonico (km 70), lo que sirvió para que el italiano desposeyera de la maglia roja a Bouhanni. La fuga sólo llegó a tener 6 minutos de ventaja y luego se desmoronó poco a poco hasta que a falta de 14 km fue engullido el último superviviente, Bjorn Thurau… Un apellido ilustre, hijo de Dietrich Thurau, ganador de etapas en las tres grandes vueltas en los años 70, dos de ellas en el Giro.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon