Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Racismo en la calle, racismo en el fútbol

AS AS 06/05/2014 Alfredo Relaño

Este precioso final de Liga que estamos viviendo se ha ensuciado con dos episodios racistas que no nos deben extrañar. No son novedad. Cualquier jugador de piel oscura ha sufrido eso. Y el argumento de ‘no somos racistas, si lo fuéramos no tendríamos negros en nuestro equipo’, creo que merece una revisión. Al del propio equipo se le mira bien en todo caso. Si da patadas no se le llama asesino, como al rival que da patadas. Si está gordo, o es calvo o está pasado de edad, no se le zahiere con eso, como se hace con los rivales. No se le llama ‘cabrón’ cuando pierde tiempo. Al del equipo propio se le apoya.

Al del equipo contrario se le zahiere con lo que peor se le ve. Se le dice ‘gordo’, o ‘viejo’ o ‘calvo’, porque se entiende que para jugar al fútbol es peor serlo que no serlo. O si se le dice ‘cabrón’ es porque se entiende que ser ‘cabrón’, o sea, cornudo, es un baldón. Todo eso, y lo demás (lo de ‘maricón’, por ejemplo, que implica homofobia), está muy mal. Pero si al jugador negro le atacamos haciendo gritos de mono o tirándole un plátano estamos haciendo ver, inequívocamente, que merece desprecio por su piel, que le consideramos más mono que persona. Y eso es inequívocamente racismo. Y pasa mucho, mucho, mucho.

Pasa mucho y en todas partes y es absurdo no reconocerlo. En todas partes hay minorías no tan minoritarias que reflejan una pulsión de una sociedad que utiliza ‘judiada’ como traición, que dice ‘engañar como a un chino’, ‘trabajar como un negro’, que llama ‘moro’ al macho demasiado celoso, y ‘panchitos’ a los inmigrantes sudamericanos. O canta ‘el Retiro es español, no es un parque de Ecuador’. Nos queda mucho de eso aún. Y no, no es cosa del fútbol. Lo que le pasa al fútbol es que en él todo se televisa, por eso se ve más. Pero está en la calle, está, aún, en nosotros. Se llama racismo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon