Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rafa Nadal no dura ni una hora en la hierba de Halle ante Dustin Brown

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 12/06/2014 Ángel Rigueira

Rafa Nadal ha durado menos de una hora en la hierba del ATP de Halle. En concreto, 59 minutos. Cuatro días después de su novena victoria en la tierra batida de Roland Garros, el número uno mundial ha cedido ante el alemán de origen jamaicano, Dustin 'Rasta' Brown, 29 años y 85º en el ranking, por 6-4 y 6-1.

"En hierba todo puede pasar, es un poco lotería. Para mí es un gran desafío Brown porque juega por inspiración y es muy agresivo", había anunciado la víspera Rafa Nadal. Lo mismo puede decir ahora como respuesta a su derrota. También cabría comentar que la transición de la tierra a la hierba es complicada, traumática, que precisa de más tiempo.

Quizás no señale Nadal que seguramente ha preferido no arriesgar su físico después de la extenuante final contra Novak Djokovic en París, que necesita un descanso con los suyos en las Islas Baleares antes de tomar rumbo a Londres a mediados de la próxima semana para disputar Wimbledon.

Brown es un tenista eléctrico, más conocido por las rastas de su peinado, herencia de su padre jamaicano, que debido a sus resultados. Aunque ya estará en disposición de comentar que un día derrotó al nº 1. Con el paso de los días la gente se habrá olvidado de que era un Rafa Nadal al ralentí, que entregó su saque para 'break' y set en la primera manga, en 37'.

Y que se acabó la historia porque todo fue después un monólogo de Brown con sus 11 'aces' y 5 dobles faltas, pero especialmente con tres globos tan milimétricos como espectaculares que le sirivieron para irse directo a cuartos de Halle, ante su afición teutona. Vivirá un derbi alemán con Philipp Kohlschreiber.

Nadal, con Francis Roig y Rafa Maymó, a casa. Rafa, a celebrar París, descansar y acudir a Wimbledon con lo que tenga, dependiendo del estado físico de sus rodillas y espalda. Con Roland Garros en el saco, la temporada se la puede tomar con más tranquilidad. "Estos días no he podido entrenar con el saque por la espalda", avisó en tierras germanas. 

Ser el undécimo profesional que gana 700 partidos queda aplazado para la 'Catedral', si no repite la eliminación tempradana de 2013, cuando fue derrotado por Steve Darcis de entrada. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon