Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'Rafanomejodas' cumple 20 años

SPORTYOU SPORTYOU 29/09/2016 Elías Israel
'Rafanomejodas' cumple 20 años © Getty Images 'Rafanomejodas' cumple 20 años

Rafa Guerrero irrumpió en el panorama mediático por un error garrafal un 29 de septiembre de 1996. Sucedió en La Romareda de Zaragoza, en un inolvidable partido frente al Barcelona, que acabó 3-5. Aquella conversación con el árbitro Mejuto González, captada por un microfono de ambiente, le cambiaría la vida y hasta el ‘apellido’. Dejó de ser Rafa Guerrero para ser ‘Rafanomejodas’. Lo increíble del caso es que esa frase nunca se dijo. Lo que Enrique Mejuto dijo textualmente fue "Vaya, ¡joder, Rafa, me cago en mi madre!". El expulsado debió ser Solana, que agredió al barcelonista Couto, y acabó siendo Xavi Aguado. Hoy se cumplen 20 años. 

El peaje por aquel clamoroso fallo fue demasiado alto. Tuvo que permanecer tres días protegido por la Policía, con el teléfono colapsado, con amenazas de aficionados, sus hijos sin poder ir al colegio. La maquinaria del fútbol pisoteaba la tranquilidad del pueblo leonés de Trobajo del Camino.

Llegó a expulsar a su propio padre

Siempre fue excesivamente celoso a la hora de cumplir el reglamento. Se lo tomaba tan a pecho que, en sus tiempos mozos, llegó a expulsar a su propio padre (estuvieron casi un mes sin hablarse). También le mostró la tarjeta roja a su ídolo y actual entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane. Sin embargo, nunca lo pasó peor que en la Copa de África de 2000, en la que llegó a temer por su vida, con los aficionados nigerianos escalando por la fachada de su hotel. Le tuvieron que cambiar hasta tres veces de habitación para que no le agrediesen.

Rafa Guerrero vs. Sánchez Arminio

Pasó de la incomprensión a las envidias y, de allí, al choque frontal con Sánchez Arminio, el mandamás de su colectivo. En un colectivo tan hermético, los personajes que sobresalen son considerados sospechosos.La fama, que no había buscado, le atropellaba. Carne de revistas y de la creatividad publicitaria. Le ofrecieron hasta cantar una canción con su paisano leonés, Manolo Quijano.

No levantó los pies del suelo. Era un nuevo icono, sí, pero lo compaginó con su puesto de bedel de un colegio y decidió donar todos los ingresos derivados de su fama al tercer mundo. Aquel viaje a África, a pesar de su mala experiencia arbitral, le marcó para siempre. Rafa suele decir que "me enseñó a vivir y me abrió el corazón como no me lo había abierto nadie."

El colegio leonés en que trabajaba era su particular museo de recuerdos

Recuerdo haberle visitado en un reportaje que me pidió la revista MAN en ese 'zulo' (así llamaba al habitáculo en el que trabajaba como bedel en un colegio leonés). Aquello era su particular museo de recuerdos y vivencias arbitrales y fuera del fútbol. Entre todas las fotos, a Rafa se le saltaron las lágrimas cuando se paró en la sonrisa blanca de un niño negro. "Es Seriff", me dijo casi sin poder articular palabra y señalando una cesta con galletas. Un día, el pequeño senegalés apareció muerto. Seriff acudía todos los días a por una galleta y una sonrisa de su amigo Rafa, el hombre que conocía a los 450 niños del colegio por su nombre. Siempre tuvo una sensibilidad muy especial.

Tardó años en comprender la lección, al menos con el banderín en mano. Con los años aprendió a no meterse en todos los charcos. Su consejo a los nuevos árbitros asistentes: "Cuando te pregunte el árbitro ¿Qué has visto?, la respuesta es lo mismo que tú”.

Su devoción por el arbitraje nunca la perdió. Ahora la vive desde la barrera de los medios de comunicación en los que colabora -Marca, Antena 3 y Onda Cero- en los que valora los aciertos y los errores de los que siempre considerará sus compañeros. Ahora, al menos, ya sonríe cuando se le cruzan por la calle y le dicen "Rafa, no me jodas".

MÁS EN MSN

-Turbio asunto en la familia Bale

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon