Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'Rafinha, quédate'... en el Barça

Logotipo de MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 03/05/2014 Carlos Pérez de Rozas

El pasado lunes, el Celta de LuisEnrique, en un buen partido, derrotó al Valladolid por 4 a 1 y certificó que el próximo año seguirá siendo equipo de PrimeraDivisión. La fiesta en Vigo fue grande. Los aficionados celestes lo celebraron eufóricos cantando 'La Rianxeira'... y con gritos entrañables de "Rafinha, quédate, Rafinha quédate, Rafinha quédate". Era el minuto 61 del encuentro. El entrenador lo acababa de cambiar por Augusto y todo Balaídos empezó a corear su nombre.

La temporada de la pareja Luis Enrique/Rafinha ha sido espléndida. Con el hijo de Mazinho en el centro del campo dirigiendo a sus compañeros, los celtistas han practicado un juego excelente. Junto con el Athletic de Valverde y el Rayo de Paco Jémez han sido los más valientes y pueden presumir de estar clasificados entre los diez primeros.

Los seguidores celestes son conscientes de que están viendo los últimos minutos de Rafinha con su camiseta. Luis Enrique también. El técnico lo ha manifestado en más de una ocasión: "Rafinha es un jugador del Barcelona, no nos engañemos, y al nivel que está jugando no hace falta ser muy listo para sumar uno más uno".

El joven de 21 años que empezó a tocar el balón en Vigo y se hizo futbolista desde los 13 años en La Masia del Barça -como Leo Messi-, será una de las apuestas azulgrana para la próxima temporada. En la libreta secreta de Andoni Zubizarreta su nombre aparece en la lista de los fijos en la que será una plantilla renovada. Su calidad y su forma de entender el fútbol es cien por cien escuela Barça. La vida en el mundo del deporte es muy curiosa. Rafinha podría no venir solo desde Vigo a Barcelona. Tal vez, sus actuales técnicos, Luis Enrique y Juan Carlos Unzué, estarían con él en el viaje de ida y vuelta: Barcelona-Vigo-Barcelona.

El fútbol te permite tener varios amores. Rafinha es un ejemplo. Sus primeras palabras cuando fue cedido al Celta fueron claras: "Celtistas, vuelvo a casa".Muchos seguidores barcelonistas esperan que ahora escriba otra frase: "Culés, vuelvo a casa". El fino interior se crió en Vigo cuando su padre, Mazinho, era un jugador clave en uno de los mejores Celtas de la historia. Es interesante escuchar en una grabación de Onda Cero cómo un Rafinha con cinco años cantaba 'La Rianxeira' horas antes de que su padre ganara un partido en Inglaterra contra el Liverpool en una eliminatoria de la UEFA en 1998.

El trabajo de La Masia y posteriormente el aprendizaje definitivo en el Barça B junto a la acertada decisión de su cesión este año hacen viable y prometedor su regreso al Camp Nou. Desde aquí le cantamos: "Rafinha, quédate... en el Barça".

El minuto más largo

Dentro de unas horas, el Camp Nou guardará un minuto de silencio por Tito Vilanova en el Barça-Getafe. Esos sesenta segundos siempre son muy emocionantes. Durarán toda la vida. Será el colofón de una semana de profundos sentimientos para los barcelonistas y para todo el mundo del fútbol. Desde mañana, cada vez que empiece un partido de este maravilloso deporte nos acordaremos con respeto de Vilanova. Siempre será el minuto más largo

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon