Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ramos desobedece a la cúpula del Madrid

El Economista El Economista 04/04/2016

Sergio Ramos, durante el Clásico. © Reuters Sergio Ramos, durante el Clásico. Sergio Ramos fue uno de los protagonistas del Clásico entre Real Madrid y Barcelona. El jugador madridista fue expulsado por una entrada por detrás sobre Luis Suárez, pero tuvo un encuentro para olvidar, con varias acciones en las que mereció la segunda amarilla antes del desenlace final. Descentrado, fuera del partido, el de Camas no cumplió con lo que la directiva le había pedido.

Y es que la cúpula blanca mostró su desacuerdo por la agresividad del jugador en el último curso, que le había creado incidentes desagradables como la expulsión por doble amarilla en Las Palmas o errores como el que ocurrió en el primer derbi ante el Atlético, con un penalti a Tiago que pudo detener Keylor Navas y que, en caso de haberlo anotado el galo, habría puesto muy cuesta arriba el encuentro.

La realidad es que en el partido que para todo el club era clave, el camero no estuvo nada bien. La primera amarilla vino por sus airadas protestas al colegiado a raíz de una jugada en la que Luis Suárez erró en boca de gol y el '4' pidió un fuera de juego inexistente después de un fallo suyo en campo propio.

Más tarde, en diferentes acciones llegó tarde, pasado de frenada. Un codazo a Dani Alves, una falta no pitada en el borde del área a Leo Messi, una entrada a Luis Suárez... hasta que de nuevo con el uruguayo llegó lo que fue el final de una expulsión anunciada. La segunda seguida para el defensa, después de perderse el partido ante el Sevilla por ser expulsado en Las Palmas.

Con la que ya es su expulsión número 21 en su andadura en el Real Madrid, Sergio Ramos aumenta el nivel de preocupación de una directiva que creía que el central había alcanzado la plena madurez tras un curso (el 14/15) sin ninguna roja. El capitán blanco ofreció su peor versión en el peor escenario posible.

MÁS EN MSN

-Dardo de Piqué al Real Madrid

-Football Leaks desvela el verdadero precio del fichaje de James por el Madrid

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon