Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Recuperar el horizonte

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 04/05/2014 Francesc Perearnau

El balance acumulado de desgracias padecidas a lo largo de esta temporada quizá habría sido superable si no fuera porque el embudo fue llenando de lodo un vestuario al que además le ha tocado vivir de cerca una tragedia como la de Tito. La gestión de un dolor como este seguramente es sólo una cuestión anímica.

Pero la reacción es imposible cuando ni hay piernas ni queda suficiente fondo físico y futbolístico para estar a la altura de otros años. Basta echar un vistazo a la defensa de ayer ante el Getafe, el Alves más desgastado -y aún´ así valiente y como siempre- liderando una línea con Bartra, demasiado joven, Mascherano y Adriano, demasiado veteranos. Y un portero como Pinto, que ni es Valdés ni se le puede parecer. Ahora comparémosla con la de hace cuatro o cinco años, donde además de un Víctor que lo paraba todo, Puyol y Piqué se comían al contrario, Alves era un monstruo que dominaba él solo la banda derecha y Abidal una máquina de defender por anticipación, juego posicional y salida del balón por la izquierda.

Es sólo una muestra del deterioro de un equipo que, de tan intocable, ha ido envejeciendo sin alternativas, repeliendo incluso refuerzos como Cesc, Villa, Alexis o Song. Sólo Mascherano se abrió paso fuera de su posición natural como 'Puyol', una comparación que, como diría aquel, ha de perder siempre. Fue Pep el que, finalizada la temporada del Triplete, sentenció que a partir de entonces también el equipo iba a perder todas las comparaciones. Él mismo la perdió en las tres siguientes temporadas respecto a sus propios registros, como luego Tito y ahora el Tata. La asignatura pendiente, sobre todo del entorno, es ahora recuperar un punto de partida y objetivos racionales y realistas de juego y títulos. Es como valorar la vida. Sólo lo hacemos cuando se nos va alguien como Tito. Y no es eso

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon