Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Red Bull juega con Renault y VW

Marca Marca 06/06/2014 marca.com

Red Bull sigue poniendo bajo presión a Renault esta temporada en la que están sufriendo más averías de las esperadas, más casi que en los cuatro años anteriores. Las chinitas han volado desde hace varias semanas, así como la filtración de un interés por equipar motores del grupo VW -firma con la que ya están unidos en el Dakar y en el Mundial de rallies-, previsiblemente a través de Porsche, para la próxima temporada.

Incluso para esta, algo que está permitido por el reglamento si hay una caída de prestaciones evidente, pero que obliga a hacer un nuevo chasis completo.

Ayer llegó el desmentido en Canadá. "Volkswagen está presente en otras categorías con motores parecidos a la tecnología de la F1, pero todo esto es un engaño", afirma Helmut Marko. "Nuestro objetivo es trabajar con Renault para hacer una evaluación inicial en Austria (casa de Red Bull) y desarrollar un plan para seguir en 2015 o bien encontrar otra forma de mejorar nuestra situación actual lo antes posible. Esa es la realidad".

La escudería exige a la marca gala un motor campeón © La escudería exige a la marca gala un motor campeón La escudería exige a la marca gala un motor campeón

Renault se ha puesto las pilas desde hace varias carreras, incluso para esta ha invertido tiempo y dinero en ajustar sus grupos propulsores porque en Mónaco dejaron a cuatro pilotos de distintos equipos sin poder acabar la carrera, el propio Sebastian, Maldonado, Kvyat y Vergne. "Renault abordó los problemas de pretemporada demasiado tarde", asegura Marko.

Los problemas se recortan pero siguen y Red Bull a duras penas soporta que su piloto estrella y tetracampeón esté el 18º en la tabla de fiabilidad con apenas 1.247 km de carrera. Está a mitad de camino en varios apartados para consumir los cinco comodines reglamentarios en motor, baterías o turbo, y empezar a perder puestos por sanción. "Las mejoras no son suficiente, nuestro objetivo solo es ganar y eso es lo que buscamos con Renault", asegura Marko.

No es el único problema para Vettel, ya que además no se adapta al nuevo monoplaza. Lo explicó de maravilla Jaime Alguersuari. "Parte del éxito de Vettel eran el soplado. Su motor soplaba a 6.000 rpm, y desde que salía del pit lane el motor ya lo hacía mientras que los otros no lo lograban hasta las 10.000 rpm. Las frenadas eran superestables y la tracción".

Daniel Ricciardo viene del camino opuesto, de pilotar un Toro Rosso a un maravilloso Red Bull.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon