Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Renacer en familia

Marca Marca 18/06/2014 marca.com
Schumacher se encomienda a la doctora Diserens © Schumacher se encomienda a la doctora Diserens Schumacher se encomienda a la doctora Diserens

Michael Schumacher ya se encuentra en su nueva casa. El hospital universitario Vaudois de Lausana va a ser el hogar donde el alemán va a pasar los próximos meses y, quizá, años. La elección del nuevo centro clínico que va a tratar al Káiser es fruto de una profunda reflexión por parte de los allegados de Michael, que han optado por una de las instituciones más prestigiosas del mundo en el área que más requiere la atención del expiloto, la neurorrehabilitación.

El hospital Vaudois cuenta con numerosos recursos. No en vano su presupuesto es de 1.150 millones de euros y cuenta con 9.353 empleados. A él acuden a tratarse pacientes adinerados de todo el mundo. La discreción es una de las normas del centro, que obliga a sus trabajadores a mantenerela a rajatabla.

La cercanía también ha influido en la elección. El hospital se encuentra a 30 kilómetros de Gland, la mansión donde vivían Schumi y toda su familia, con lo que ahora podrán dormir en su hogar y visitar más cómodamente al teutón.

Precisamente ellos, su mujer, Corinna, y sus hijos, Mick y Gina Marie, serán claves en el proceso para renacer a Schumacher. Ellos han optado por encomendarse a la doctora Karin Diserens, que es la responsable del área de neurorrehabilitación de la institución de Lausana. Se trata de una médico con amplia experiencia y totalmente especializada en pacientes que han estado en coma y en el proceso de despertarlos.

Ha escrito numerosos artículos versados en el tema y es considerada una eminencia en la recuperación de motricidad. "Estar en un coma es como estar en una avalancha, no sabes donde están el arriba y el abajo", ha escrito en uno de ellos.

Métodos particulares
Diserens aboga por métodos en los que el paciente recibe estímulos familiares para ir, poco a poco, recuperando la conciencia y la memoria. Esto es, ponerle música que le guste, provocarle con olores que sean de su agrado o realizarle menús con sus comidas favoritas.

Esto último, lógicamente, deberá esperar, pues Michael aún está con una sonda gástrica en su cama siatuada en la planta 13 del hospital, donde está Neurología. "La familia debe participar en la estimulación personalizada incluyendo los alimentos personales, sabores y olores que le gustan", escribe la galeno helvética.

En total, hasta 46 personas participan en el Área de Neurorrehabilitación que dirige la suiza. Incluye fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, especialistas en enfermería clínica, logopedas, neuropsicólogos, médicos y el coordinador responsable terapéutico.

Seguridad
Mientras, a las puertas del centro ya se han empezado a agolpar aficionados y periodistas. Por si acaso, el hospital ya ha colocado guardias de seguridad, armados hasta con una pistola, que custodian el acceso al interior y a la propia planta 13.

El hospital nombró a Darcy Christen como portavoz de la institución ante la avalancha de peticiones. Este se limitó ayer a explicar que las comunicaciones sobre Michael seguirán llegando a través de Sabine Khem, la representante de la familia. "Sólo diré que estará tratado por algunos de los mejores especialistas del mundo", comentó.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon