Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Repaso del Barcelona al Real Madrid

SPORTYOU SPORTYOU 21/11/2015

La bandera francesa es desplegada sobre los espectadores durante el minuto de silencio, antes del encuentro. La imágenes del partido Real Madrid-Barcelona

El Real Madrid se midió a otro grande y volvió a cantar la gallina. El repaso del PSG en el Bernabéu no fue flor de un día y tuvo su continuidad con la visita del FC Barcelona. Benítez puso la alineación que más gusta en todos sitios y el resultado fue muy inesperado. No hubo noticias de las estrellas del Madrid antes del descanso. Ni en defensa ni en ataque. El cuatro a cero final es un fiel reflejo de lo que sucedió en el césped.

El equipo rutilante que se esperaba se convirtió en un muñeco de trapo en manos de una fiera. Sólo fue necesario que el Barcelona le robase el balón y aplicase el antídoto del toque. Inexplicablemente el Real Madrid no presionó y fue víctima de su inapetencia. El gol de Luis Suárez sólo puede entenderse desde la desidia porque cada jugador del Barcelona que intervino lo hizo solo y con comodidad. Nada pudo hacer Keylor Navas.

El golpe lo sintió el Madrid. Lejos de reaccionar agudizó su depresión futbolística. El Barcelona se sintió siempre muy cómodo, ordenado y aplicando la presión a rajatabla. Así llegó el segundo gol. Una acción sobre la salida del balón del Madrid acabó con el tanto de Neymar en posición de fuera de juego por escaso margen.

La brecha pudo ser mayor si Marcelo no hubiese sacado bajo palos una extraordinaria acción de Neymar en la banda izquierda. Con el cero a dos se llevó al descanso a la espera de reordenar ideas en el vestuario.

No hubo cambio de papeles. El Barcelona siguió mandando en el partido y fueron cayendo los goles ante la pasividad de todos los jugadores del Real Madrid.El gol de Iniesta fue una obra de arte en connivencia con la actitud de los jugadores blancos y el cuarto fue en un mano a mano de Suárez con Navas.

Lógico y normal que el Bernabéu pidiese a gritos durante el descanso ‘Florentino dimisión’ y que buena parte de los aficionados abandonasen el estadio cuando llegó el cuarto del Barça a falta de 17 minutos para el final.

SIGUE LEYENDO

¿Es él el sustituto de Benítez?

Cristiano, desquiciado por el ‘baño’ azulgrana y pitado por su afición

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon