Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Repique de campanas en Bellcaire d'Empordà en honor de Tito Vilanova

Logotipo de MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 26/04/2014 Roger Torelló

Bellcaire d'Empordà, la localidad del Baix Empordà que hace 45 años vio nacer a Tito Vilanova, está de luto. Su hijo más ilustre, quien puso en el mapa al pueblo gracias a sus logros con el FC Barcelona, se ha ido. Así lo recordaba ayer el ensordecedor repique de campanas nada más conocerse la triste noticia de la muerte de Tito.

Durante dos horas, el campanario de Bellcaire honró al difunto. La bandera del ayuntamiento, con un crespón negro y a media asta, era otro símbolo más que expresaba el sollozo de todo un pueblo por la pérdida de su querido paisano.

El alcalde de Bellcaire, David Font, con voz entrecortada y muy emocionado, sólo tenía palabras de ánimo para la familia del fallecio, consicente del dolor por el que están pasando. "Quiero mandar un gran abrazo a toda su familia. A su mujer, a sus hijos, a sus padres y a su hermano. Todo Bellcaire está con ellos", comentó Font.

Sin deporte en dos días

Al luto por la muerte de Tito también se sumó el Futbol Club Bellcaire, el primer equipo de Vilanova de niño. "Un día triste, un día oscuro, un día injusto. Después de recibir la fatal noticia de la muerte de Tito Vilanova, desde Bellcaire d'Empordà, en nombre del Futbol Club Bellcaire, le queremos dar nuestro más sentido pésame a la familia.

Siempre te recordaremos Tito, descansa en paz señor", expresaba el club a través de su página de facebook. En señal de duelo por Vilanova, ni el club ni ninguna de las entidades deportivas de la localidad celebrará este fin de semana ninguna actividad.

Uno de los vecinos del pueblo recordaba ayer que, gracias precisamente a Tito, el equipo de fútbol se había vuelto a activar después de algunos años en pausa.

Con poco más de 600 habitantes, en Bellcaire todos conocían a Tito, que siempre que podía acudía al pueblo a ver a sus padres: Joaquim y Maria Rosa. Aunque ambos regentan una bodega en la vecina localidad de L'Escala -refugio del ex entrenador del Barça en sus últimos días-, siguen viviendo en el pueblo de toda su vida, donde le transmitieron a Tito los valores del sacrificio, el esfuerzo, la humildad... Todo eso que aprendió de sus padres y que inculcó a sus hijos, Carlota y Adrià, es por lo que Bellcaire le recordará siempre, además de por su "pit i collons", con el que luchó hasta el último día de su vida.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon