Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Reunión de españoles en Porto Alegre: de la alegría a la decepción

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 14/06/2014 EFE

Juan José Lahuerta

Porto Alegre, 13 jun (EFE).- "?¡Falta a Casillas!!! ?¡Nooo, qué fallo de Iker!!! ?¡Piqué, corre más rápido!! ¡Donde están Hierro y Santillana, o López Ufarte, esos sí que tenían casta!!!". Así acabó una reunión de españoles en Porto Alegre, en el Instituto Cervantes de la ciudad, donde se reunieron para ver un encuentro que comenzó con alegría y acabó con un gran decepción para los allí presentes.

Banderas de España, tortilla, vino, patatas, sombreros con los colores del país, una pantalla gigante y un grupo animoso de gente, bastaron para amenizar una fiesta entre amigos que de vez en cuando se reúnen para encontrarse en el país que les acoge.

Brasil es un país duro para algunos y muy acogedor para otros. En Porto Alegre, la comunidad de españoles alcanza las 5.000 personas.

Algunas de ellas suelen reunirse para hablar de lo que han dejado atrás y contar sus experiencias de la ciudad en que trabajan. Muchos llegaron hace poco huyendo de la crisis, pero otros han cumplido hasta doce años en la población.

Hoy fue la selección española la causante de un encuentro diferente. Fue el deporte y no los estudios, que habitualmente centran el foco de atención del instituto, los causantes de un encuentro entrañable.

"Siempre está bien reunirse. Es muy bueno estar aquí. Hablamos de

nuestras cosas y vemos caras conocidas de nuestro país. Hoy vamos a ver la final de hace cuatro años y creo que vamos a ganar", declaró Juan Quintana, un trabajador de la construcción que acudió a la sede de la institución para disfrutar junto a sus compatriotas.

Su optimismo comenzó a cumplirse con el gol de Xabi Alonso, que de penalti hizo el único de España. Las casi treinta personas que llenaron uno de los salones del Instituto Cervantes se abrazaron y gritaron como si fueran una sola persona. Alonso levantó a todos de sus asientos.

La cerveza no dejó de correr con el tanto del tolosarra, que calentó los ánimos de unos españoles entregados. Sin embargo, poco a poco éstos se fueron apagando. Antes del descanso, el tanto de Arjen Robben, el del empate, relajó los ánimos de unas personas que se olían el desenlace.

Una tortilla española calmó el desanimó que produjo el tanto holandés. En el descanso, todos hablaban del regular juego de España. Pero también había tiempo para comentar su situación en Brasil.

"No acabo de acostumbrarme. Es duro. Estar lejos de España es complicado. Y también por cómo es, la inseguridad, las costumbres..., pero estoy contento", asegura a EFE Javier Ventas.

La reanudación del encuentro acabó con la fiesta del inicio. Los goles fueron cayendo unos tras otro y comenzaron a verse caras de preocupación. Lamento tras lamento, fueron pasando los minutos.

Cinco fueron las dianas que recibió el equipo de Del Bosque. Las caras de todos fueron largas.

"No me esperaba esto, menudo palo. Pero eso no quita que nos volvamos a reunir. Es una forma muy buena de poder encontrarnos. El Mundial es muy largo, aún queda", añade Ventas.

La crisis que juntó a muchos españoles en Porto Alegre produjo un encuentro animado. Fue una válvula de escape para muchos. Pese al resultado, doloroso para todos, éste no evitó que el final fuera positivo: se pasó de la alegría a la decepción, pero en seguida regresó el jolgorio. Así son los españoles de Porto Alegre.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon