Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rod Stewart: un rockero en Celtic Park

SPORTYOU SPORTYOU 23/11/2016 María Carbajo
Rod Stewart: un rockero en Celtic Park © Getty Images Rod Stewart: un rockero en Celtic Park

Hace cuatro años, cuando el Celtic de Glasgow logró la machada de ganar (2-1) al FC Barcelona de Tito Vilanova, un ilustre personaje no pudo contener las lágrimas en las gradas de Celtic Park: Rod Stewart. 

El músico británico, toda una leyenda a ritmo de rock and roll, se emocionó al ver cómo el equipo de su vida derrocaba a un gigante: "Se supone que son el mejor equipo del mundo y, si no, desde luego uno de los mejores que puedes ver. Ganarles es simplemente maravilloso". Fue una noche histórica para el conjunto escocés, que tratarán de revivir este miércoles con la visita del Barça, al que ahora entrena Luis Enrique.

Es habitual que 'Rod the Mod' se deje ver por el estadio y, lejos de tratar de pasar desapercibido, derroche sus galones de estrella del rock también entre el resto de aficionados. Como si de un concierto se tratara, no duda en levantarse y guiar los cánticos del público, como si mirara a los mismos ojos que le alababan décadas atrás en el Forum de Los Ángeles.

Sir Roderick, que este martes tenía previsto ofrecer un concierto en el O2 de Londres -lo aplazó por problemas de salud-, no ha confirmado si estará presente en Celtic Park, aunque a buen seguro no perderá detalle.

Su pasión nació en la época en la que el legendario Kenny Dalglish vestía la camiseta blanquiverde. De hecho, conocerle fue lo que le llevó a interesarse por el club. Dalglish le invitó a cenar allá cuando Maggie May despertaba para sonar en las radios de todo el planeta. Comenzaban los 70 y a Stewart, que se encontraba de gira con Faces, le cambió la vida.

"Después de aquello, me invitaron a ver un entrenamiento. Conocí a Jimmy Johnstone -uno de los héroes de la Copa de Europa del 67 conquistada por el Celtic- y a Jock Stein -el entrenador de aquella hazaña- y he sido fan desde entonces. Deberían poner una estatua de Jimmy, nunca sería lo suficientemente grande... Era muy especial", comentó hace años, cuando trataba de explicar por qué, cuando se baja del escenario, lo que más le apetece es colgarse una bufanda de su equipo.

Nacido en Londres, pero de ascendencia escocesa, nunca ha ocultado su amor por esa nación; apoya a su selección y le compuso una canción a rimbo de samba para el Mundial de Argentina 78: 'Ole Ola'. "Vamos a traernos ese Mundial. Willie Johnstone, para Dalglish, Lou Macari apoyando. Hay una ocasión, Buchan defiende, llega Dalglish y...¡vaya gol!", rezaba la letra.

Stewart, que se escapa siempre que puede a los estadios, presume además de hacerlo como un aficionado cualquiera. No se beneficia de quién es ni de su poder, ni trata de hacerse un hueco entre los jugadores: "Me gusta ir a ver los partidos, soy un fan más. Y luego me encanta ir al pub con mis hermanos y amigos", explicó hace años en Four Four Two.

"Cada imagen cuenta una historia" es el título del álbum en el que Stewart le declaraba a Maggie su dolor por el desamor y, sin duda, esa instantánea de lágrimas de alegría al ver que sus 'Bhoys' superaban al Barcelona, relata a la perfección la de la otra pasión del aclamado músico. Este miércoles, todos los fans del club escocés desearán que el genio vuelva a llorar.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon