Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'Rodrigol' vale por dos

Marca Marca 10/04/2014 marca.com

Europa pasará por la preciosa Lisboa. Es un hecho. El escultural Estadio Da Luz acogerá la final de la Champions League y, de manera obligada, uno de los finalistas de la antiguamente conocida como UEFA también tendrá que jugar en el estadio lisboeta. Puede ser que uno de esos equipos sea el local, el excepcional Benfica de Jorge Jesús que este jueves ha pasado con mucha superioridad a sus segundas 'semis' consecutivas.

Trabajado y suficiente. Así se mostró el equipo portugués en la eliminatoria ante el AZ Alkmaaar. Tomaron el papel de favoritos -aunque no lo reconocían a viva voz- pero lo demostraron en el campo. Ganaron a media luz en holanda para contemporizar en casa y llevarse una justa victoria en un partido con muy poca trama.

Poco fútbol se vio esta noche en Da Luz en un partido que parecía más una vista para sentencia que una lucha. Ni el AZ creía demasiado en la remontada, ni los locales permitieron que la correa se les escapara de las manos. Se cerraron los visitantes para esperar el milagro en una jugada aislada; pero se encontraron con un fiable Benfica que manejó con fuerza el tempo del partido.
Sólo el excelente partido del exátletico 'Toto' Salvio puede pelear por hacerse un hueco en la memoria. El argentino se fue cada una de las veces de su par y sirvió magistrales balones a sus delanteros. Cardozo, poco afortunado, erró a espuertas.

Rodrigo, el excepcional delantero español, sí acertó a perforar la red de Esteban. En dos ocasiones -en las postrimerías de la primera mitad y en el centro de la segunda parte- logró el consanguíneo de los mágicos Thiago y Rafinha anotar. El punta quizás no tenga el cartel y el talento puro de sus familiares; pero es un delantero con gran presente y futuro excepcional. Multimensional y verdaderamente acertado, el Benfica tiene en él un tesoro.

Favorito sin excusas -con permiso de la Juventus- este Benfica que se planta de nuevo en las rondas finales de la Europa League con el único objetivo de romper la maldición de Bela Guttman. "Ni en cien años volverán a ganar un título europeo", maldijo el entrenador húngaro en el 62. Y, de momento, para desgracia del club con más socios en el mundo, acierta.

Vendieron los Red Sox a Babe Ruth a sus archienemigos los Yankees en 1919. La conocida maldición del "Bambino" pesó sobre los de Boston hasta 2004. Entonces, el milagro sucedió. Remontaron los bostonitas -por primera vez en cualquier liga americana de cualquier deporte- un 3-0 en contra para llevarse el anillo; para lograr el título que les era esquivo desde la marcha de su legendario jugador.

Las maldiciones están para romperlas, y este Benfica va camino de ello.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon