Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rosberg, en una pole envuelta por la polémica con Hamilton

AS AS 24/05/2014 Manuel Franco
Photo © Proporcionado por AS Photo

Unos auriculares blancos último modelo para escuchar música, gorra de las de siempre (no de esas de rapero que se llevan ahora) calada, sonrisa nerviosa y carrerita como quien sale a entrenarse por las mañanas al lado de la playa, pero en el asfalto de Monaco y camino de la caseta de la FIA. Nico Rosberg, dos horas después de terminar la sesión de calificación declaraba ante los comisarios deportivos de la FIA, el máximo organismo internacional. Allí explicó que la telemetría le iba a dar la razón, que no se paró a propósito, que él no es chico de hacer esas cosas y tal…

Algo parecido a lo que ya había contado a los periodistas apenas unos minutos antes, en su comparecencia en la rueda de prensa oficial para los tres primeros: “Pensaba que la lucha había acabado para mí cuando me quedé ahí, en la escapatoria. Pensé que la pista iba a mejorar y que alguien superaría el tiempo que yo tenía entonces. Siento mucho lo que le ha pasado a Lewis. Así son las cosas, ¿qué le vamos a hacer? Intenté tomar la curva, pero me iba directo contra los neumáticos, se ha bloqueado una de las ruedas de delante. Me ha ido de poco, pero al final pude tomar la escapatoria”.

El alemán, pole ayer en Mónaco, explicaba así lo que sucedió. Era al final de la curva de Mirabeau, bloqueó su coche y se fue hacia la escapatoria. Se quedó ahí y los coches que venían detrás, entre ellos su compañero Lewis Hamilton, no pudieron mejorar su tiempo porque los comisarios sacaron bandera amarilla. Hay que decir que al primer intento Nico fue el mejor. Y eso le valió para salir hoy primero. Pero…

Hamilton debió marcharse del circuito a dar unas vueltas por la increíble carretera de curvas de Mónaco a Niza con su preciosa MV Agusta LH para dejar de pensar en lo que había ocurrido. Su enfado era evidente desde que se bajó del Mercedes. Si Rosberg esperaba la felicitación de su vecino de box podía seguir haciéndolo. “Es curioso, yo estaba siendo un par de décimas más rápido y no pude hacer la pole. No tengo una respuesta para lo que ha pasado, nunca he estado en esta situación. Estaba en la vuelta de pole, pero no importa, debía haberlo hecho antes”, dijo.

Finalmente, la pole polémica se quedó con el adjetivo, pero también con el sustantivo y sin sanción para Rosberg, que hoy intentará repetir triunfo en su casa y evitar la racha de cinco triunfos consecutivos de Hamilton. También lo intentará Daniel Ricciardo, tercero ayer, por delante de Sebastian Vettel, otra vez, pero enfadado porque pensaba hacerlo mejor. El quinto en discordia, Fernando Alonso y sus ambiciones de un podio que ve posible.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon