Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rossi ya ha asumido la superioridad de Márquez

AS AS 18/05/2014 Raúl Romojaro

La evidencia de los datos estadísticos de Marc Márquez en esta temporada de MotoGP admite pocas interpretaciones, puesto que son sencillamente arrolladores. Cinco poles y cinco victorias no sólo se traducen en un liderato incontestable del Mundial, también sirven para dinamitar la moral de todos sus rivales, fundamentalmente aquéllos que, como él, aspiran al título de la categoría reina. En este grupo selecto deberíamos encuadrar a los propietarios de las otras monturas oficiales, es decir, Pedrosa, Lorenzo y Rossi. Sin embargo hay uno de ellos que se ha autoexcluido de esa batalla y no es otro que el italiano. ¿El motivo? Que es tan inteligente que ha asumido cuál es su nuevo papel en este campeonato, el de un piloto con nueve coronas mundiales, para muchos el más grande de la historia, pero que tiene ya 35 años.

Lo ha dejado muy claro con sus declaraciones tras la carrera de Le Mans. “Lo de Márquez ya lo entendí el año pasado”, asegura. Se refiere que en 2013 se dio cuenta de que se encontraba ante un fuera de serie, ante un piloto con un talento descomunal y al que difícilmente iba a batir en el momento de su vida en el que se encuentra. “Necesitaría volver a tener 22 años para ganarle”, concluyó. Ésa es la clave. Marc está minando la moral de sus competidores, que no aciertan a adivinar qué hacer para acabar con la racha del ilerdense, cayendo en una espiral de desconfianza que desde luego no les ayuda a su recuperación. En el caso de Rossi es bien diferente, asume que ya no tiene nada que demostrar y esa tranquilidad le está permitiendo ser, al menos para mí, el más eficaz de los otros tres magníficos (Pedrosa está aún delante por poco y con una moto superior como la Honda). Aunque para llegar a ese punto antes haya tenido que aceptar que muy probablemente ese décimo título mundial ya nunca llegará para él…

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon