Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rusia salva un milagroso empate ante Inglaterra

SPORTYOU SPORTYOU 11/06/2016
Rusia salva un milagroso empate ante Inglaterra © Getty Images Rusia salva un milagroso empate ante Inglaterra

Inglaterra sigue con su maldición en los debuts en la Eurocopa: Berezoutski, en el descuento, anotó el empate 1-1 ante unos 'pross' que dominaron y que acabaron lamentándose de las ocasiones marradas. Los de Hodgson rozaron la victoria gracias a un tanto de falta de Eric Dier, uno de los mejores del encuentro junto a Wayne Rooney, pero un despiste defensivo en el tiempo añadido les dejó sin premio.

Dominio estéril de Inglaterra

Akinfeev frenó con una segura parada un disparo de Lallana, primero con peligro para Inglaterra, a los 6 minutos. La estrategia inglesa parecía clara: marcar muy pronto, presión alta y dejar sin respirar a los rusos. Y es que los primeros minutos fueron de un ritmo brutal de los de Hodgson: lo intentó Walker, lo intentó Sterling y por supuesto lo intentó Kane, desde fuera, pero el cancerbero ruso lo detuvo todo. Fue a balón parado cuando el conjunto de Slutski probó por primera vez a Hart en el encuentro, gracias a un balón botado por Shatov que cabeceó Ignasevich a las manos del portero del Manchester City.

Los minutos eléctricos no cedieron: antes de llegar a la media hora, Sterling volvió a poner a prueba a la defensa rusa, cuando obligó a Smolnikov a atajarle en el área justo en el momento del disparo a bocajarro ante Akinfeev. Estos son sólo algunas ocasiones de las constantes de una Inglaterra que llevó a batuta como quiso y más. Sólo cuando empezó a notarse el cansancio fue cuando aflojó el partido, aunque para entonces el árbitro pitó el descanso. El protagonista total de esta primera parte fue Wayne Rooney: en 45 minutos hizo 34 de 38 pases correctos, creó dos ocasiones claras e incluso se la jugó con una volea que despejó como pudo Akinfeev.

La segunda parte empezó con Inglaterra cediendo el balón a Rusia y algo más de dureza por ambas partes. Primero Dier se llevó por delante a Smolov, y después fue Rooney quien recibió otra patada, ambas sin sancionar con tarjetas. Rusia empezó a creer más, mientras a Inglaterra los nervios empezaban a acosarle. La ansiedad se notó en un defectuoso despeje de Cahill que tuvo que sacar in extremis Hart a córner. Los ingleses dominaban con claridad, pero no remataban con acierto. Smolov metió el miedo en el cuerpo a los de Hodgson desde fuera del área, con un disparo envenenado. Poco a poco los rusos se hacían con la trama del partido.

Dier: héroe y villano

A falta de 20 minutos, Akinfeev se convirtió en el héroe ruso con una espectacular mano que evitó el gol de Rooney. El cancerbero del CSKA de Moscú sacó como pudo un balón duro y raso del delantero del United, y el despeje que cogió Lallana se estrelló contra el palo. Sin embargo, una falta en la frontal del área acabó con la igualdad.

Se pusieron Rooney y Dier en el punto de disparo, cuando el primero se puso a hablarle al oído al segundo. El mediocentro del Tottenham (columna vertebral del equipo de Hodgson) entendió las instrucciones y las cumplió a la perfección: un disparo ligeramente escorado se coló en la portería rusa para poner en el marcador lo que en el campo era una obviedad. Inglaterra empezó a creer más y los rusos bajaron los brazos.

Tanto había perdonado Inglaterra, que en el 92, un despiste les dejó sin victoria. Berezoutski se adelantó al propio Dier en un balón alto suelto en el área, y con un sutil cabezazo batió a un Hart que no se lo creía.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon