Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sánchez: De campeón a ingeniero

Marca Marca 08/05/2014 Enrique Mellado

La suya no es la historia de un piloto frustrado, sino la de un apasionado del motor al que diversos motivos empujaron a abandonar una exitosa carrera, para centrarse en su faceta de ingeniero en el equipo Campos Racing.

Tras proclamarse en 2008 campeón de España de Fórmula 3, Germán Sánchez dio el salto al Campeonato de la FIA de Fórmula 2, donde vio "cosas extrañas", lo que unido a los esfuerzos económicos que debía realizar su familia y al fallecimiento de un compañero en la pista hicieron a Germán replantearse su carrera. "Llegar a profesional cuesta mucho dinero", reconoce, y así lo recuerda su padre, José Luis: "Él vio mucha política en todo lo que rodeaba a la F2 y además pensaría, 'si esto le va a costar a mi padre la ruina, mejor lo dejo'. Yo me enteré a través de su blog".

Para Germán, que culminará sus estudios una vez presente el proyecto de fin de carrera, el cambio de la pista a los boxes no fue fácil. "Para mí un fin de semana sin carrera no era un fin de semana. Pensé que el primer año sería muy duro hasta que encontré esto".

El alicantino, que hoy día realiza prácticas en el equipo de Euroformula Open de Adrián Campos, rápidamente se ganó la confianza como ingeniero de este, que lo convirtió en responsable del piloto británico Sean Walkinshaw. "Su plus es que entiende a los pilotos, tiene claro que lo quiere. Es un chico serio y humilde y creo que hará grandes cosas", relata el expiloto de Fórmula 1 y añade: "Hay muchos pilotos que pasan a ingeniero, pero no que hayan sido ganadores".

Germán ya sabe lo dura que puede llegar a ser su nueva profesión. "Ahora ya no soy el centro de atención. El fin de semana es más largo, el piloto vuelve al hotel a las siete y tú te quedas trabajando", relata. Pero el excampeón juega con la ventaja de su experiencia al volante: "En la carrera no te enseñan tanta aplicación a los coches. Yo ya sabía cambios que había que aplicar al monoplaza sin conocer la teoría y ahora ya comprendo la lógica de lo que hago, pero tan importante como esto es saber gestionar la mentalidad del piloto", concluye Germán .

¿Un futuro en la F1?
¿Y cuáles son las metas de este ingeniero mecánico que ya pilotaba en el karting de su padre con cinco años? "Creo que hay más caminos que la Fórmula 1, se está fuera de casa demasiado tiempo. Quizá probarlo, pero no es mi idea principal. Me encantaría llegar a ser importante en Campos Racing".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon