Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Salihamidzic: “Roberto Carlos me cae bien pese a mi nariz rota”

AS AS 21/04/2014 J. L. Guerrero

—¿Sabe por qué nos ponemos en contacto con usted?

—Por el Bayern-Madrid, ¿no?

—Efectivamente. ¿Qué recuerdos le traen estos partidos?

—Ohhhh, es una pregunta difícil (ríe). No tengo problema en contestar, pero hágame el favor de enviarme después por correo electrónico lo que publicará.

—¿Por qué?

—Tras un Bayern-Madrid dije que si jugamos así siempre, los equipos grandes van a pasar miedo. Muchos de sus compatriotas periodistas sacaron portadas diciendo que yo había dicho que el Madrid se había cagado en los pantalones. ¡Por eso me odian en España!

—¿Y no fue así?

—¡No! Muchas veces es más fácil inventar un titular que preguntar. Eran partidos excitantes y muy calientes para todo el mundo. A mí me expulsaron por un encontronazo con... ¿Cómo se llama este futbolista argentino? No me acuerdo...

—¿Solari?

—¡Sí! Pero al final todo lo caliente se queda en el campo.

—¿Qué es lo que más recuerda de aquellos partidos?

—Posiblemente, cuando Roberto Carlos me rompió la nariz. Lo recuerdo muy bien (risas).

—¿Lo hizo a propósito?

—Me llevo muy bien con él. Hace poco coincidimos en un Madrid-Juve de leyendas. Todo está olvidado. Nos acordábamos de aquello riéndonos.

—¿Se reía también recordando las butifarras de Van Bommel?

—Mejor pregúnteme por goles como el de Makaay al Madrid, el más rápido de la historia de la Champions. Estoy bromeando. A veces los jugadores tenemos gestos que, en caliente, no podemos controlar. Aquella rivalidad entre Madrid y Bayern era máxima. En esos partidos te dejabas la vida, y a veces perdíamos la cabeza...

—¿No odia al Madrid?

—¡No! Es lo bonito del fútbol. Esos partidos calientes te motivan para dar lo máximo. Y eso era lo que pasaba en el vestuario del Bayern cada vez que veíamos que nos había tocado el Madrid en Champions. ¡Eran los Galácticos! Fueron eliminatorias muy grandes.

—¿Existe esa rivalidad?

—Se mantiene para siempre. Son los dos equipos más grandes del mundo. El Madrid tiene grandes individualidades y los futbolistas más caros del mundo. Ahora, en los últimos cuatro o cinco años, el Bayern es muy fuerte como equipo. Ha estado tres veces en la final de Champions en los últimos cuatro años. Por eso, esta rivalidad es muy buena. Este partido debería haber sido la final de la Champions.

—Echa de menos jugar...

—Sí. Recientemente me he roto el tobillo por jugar. Además, mantengo el contacto con muchos jugadores actuales porque hago entrevistas para la ZDF.

—¿Y cuál es el mejor titular que ha sacado?

—Bueno, yo no soy periodista. Pero créame que el lenguaje de los futbolistas es diferente al de los periodistas. Tal vez por eso me puedan sentir más cómodo con un excompañero.

—¿En qué se parecen el Madrid y el Bayern?

—Se parecen un poco. No sé cómo es la situación financiera del Madrid, pero la del Bayern es muy potente. Financieramente es sano. Esa lo primero que hacen. No tienen deudas. No pagan más de lo que tienen.

—¿Qué me dice de Hoeness?

—Es un tema que se habla mucho en Alemania. Él es amigo de todos los jugadores que estuvimos aquellos años. Cometió un error que no es bueno para el club ni para él. Pagará por ello.

—¿Y a Guardiola cómo le ve?

—En este momento es el entrenador más grande.

—¿Por delante de Hitzfield?

—Para mí siempre fue Hitzfield. No sólo como entrenador, sino como persona. Pero en este momento Guardiola está haciendo un trabajo impresionante. Todos saben en el club, pasando por Rummennige y Hoeness, que es un fuera de serie. Sólo tienes que ver cómo hace los entrenamientos y cómo prepara los partidos.

—Lo tenía difícil con lo que dejó Heynckes...

—El año anterior el Bayern lo ganó todo. Los jugadores juegan otro fútbol al que hacían el año pasado. Se ve en cómo afrontan el partido, cómo tocan. Es completamente diferente. En los últimos tres partidos no jugaron bien, pero el Bayern hace un fútbol impresionante con Guardiola.

—¿Por qué usted dice que Hitzfield es el mejor?

Salihamidzic no se olvida del Real Madrid. © Getty Images Salihamidzic no se olvida del Real Madrid.

—Fue mi entrenador siete años. Fue como mi papá. Todas las situaciones que afrontaba como persona lo hacía con respeto.

—Se habla de la guerra Madrid-Bayern, pero usted es bosnio y conoce bien el significado literal de guerra.

—Mi vida es como un film. Si no me llego a ir de Bosnia con 15 años hacia Hamburgo no sé dónde estaría. Fue una situación difícil, pero más difícil para mi familia, porque se quedaron en Bosnia aguantando el horror de una guerra. Pero ahora está todo bien y puedo ayudarles. Lamentablemente, la situación de mi país no es buena.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon