Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'Sampaolillo', la fórmula mágica del Sevilla

SPORTYOU SPORTYOU 22/11/2016 Iñaki Cano
'Sampaolillo', la fórmula mágica del Sevilla © Getty Images 'Sampaolillo', la fórmula mágica del Sevilla

A Jorge Luis Sampaoli le llegó la fama de excelente entrenador cuando con el club Universidad de Chile conquistó cuatro títulos consecutivos: Torneo de Apertura 2011, Clausura 2011, Apertura 2012 y la Copa Suramericana. Todos esos triunfos sin perder ningún partido, le llevaron hasta el banquillo de la Selección chilena, donde alcanzó el título en la Copa de América de 2015. Como futbolista no llegó lejos por culpa de una grave lesión a los 20 años que le obligo a retirarse. Entonces, se centró en transmitir sus ideas desde los banquillos... o desde lo más alto de un árbol, que fue como le conoció Argentina antes de sus éxitos en el país andino.

La prohibición de entrar a un campo de fútbol le sirvió, unos cuantos años después, para convertirse en el entrenador de Chile y después el ‘jefe’ del Sevilla FC. Jorge Sampaoli no podía imaginarse que desde las ramas de aquél árbol argentino, sus instrucciones a voces alcanzasen a oírse en la mejor competición por equipos del fútbol mundial. En sus comienzos como entrenador fue sancionado sin poder acceder al estadio y, ni corto ni perezoso, se encaramó en lo más alto de un árbol para desde allí gritar a sus jugadores las instrucciones. La fotografía de Sampaoli salió publicada en 'La Capital del Rosario' e iluminó al por entonces presidente del Newell’s para sentarle en el banquillo al frente del primer equipo filial. No tuvo suerte en Argentina y su pasión por el fútbol le llevó por Chile, Perú, Ecuador y, de nuevo, a Chile con el equipo nacional.

Como director técnico de la Universidad de Chile, en el año 2012, su club fue nombrado el segundo mejor equipo del mundo sólo superado por el FC Barcelona. Aquellos éxitos le llevaron a la Selección, donde consiguió clasificarla para Copa Mundial de Fútbol de Brasil, dónde ganó y dejó fuera a una España que defendía el título conquistado en Suráfrica. Un año después, Chile se proclamó, por primera vez, campeón de la Copa América ganando a la Argentina de Leo Messi en la tanda de penaltis.

A Jorge Sampaoli le ha gustado siempre trabajar con los mejores. Y Juan Manuel Lillo es uno de sus ‘bastones’ tácticos desde que llegó a la selección de Chile. Ahora es su mano derecha en el Sevilla. Están haciendo un comienzo de temporada magnífico, terceros en la Liga y a punto de alcanzar los octavos de la Champions League. Los éxitos de Sampaoli, según Lillo, están en la tarea que realiza cada día: “Hace un gran trabajo previo. Les deja a los jugadores el trabajo muy masticado y sin volverles locos con charlas tácticas que les puedan confundir. Consigue hacer mejores a los buenos que confían en todo lo que les dice por muy extraño que les parezca”. Lillo, amante del toque de balón, también ha influido en Sampaoli, al que le gusta que sus equipos tengan más el balón en el césped que en el aire. Obliga a sus plantillas a manejar la pelota por el suelo constantemente y a la ‘velocidad de la luz’. Quienes conocen a Sampaoli y a Juan Manuel no se extrañan del apelativo de ‘Sampolillo’ por el que se les conoce en el mundo del fútbol. La unión de ambos y sus ideas se están reflejando en los resultados.

El Sevilla, junto con el Leicester, es el único equipo de la Champions que no ha recibido todavía un gol en la fase de grupos. Desde ese control defensivo, el argentino intenta mover los hilos de su equipo para envolver en sus redes aquellos movimientos que pueden hacer peligrar su  idea ofensiva. Trabajo, control, intensidad, esfuerzo, ayudas entre líneas y, sobre todo, creerse que son tan buenos como dice su entrenador. Es el tercer equipo en discordia de la Liga. Real Madrid y Barcelona vuelven a mandar, pero Sampaoli ha desbancado al Atlético de Madrid pese a sus comienzos un tanto titubeantes. El Sevilla es el ‘coco’ y la 'sensación'  en su grupo de la Champions, a donde debería mandar la Juventus y la segunda plaza deberían disputársela el O. Lyon y los sevillistas. Hoy el Sevilla es el líder del grupo H y puede clasificarse para octavos a falta de una jornada.

Los prejuicios de los aficionados hacia Sampaoli después de perder la Supercopa de Europa contra el Real Madrid han cambiado. El técnico sabe lo que es el fútbol y no suele hundirse en las malas ni elevarse sobre el suelo cuando inflan el globo de la adulación. Sean cuales sean los resultados, sin cerrarse herméticamente, sigue a rajatabla su ideario futbolístico. Ha conseguido en unos meses cambiar el sistema de su predecesor en el banquillo del Sánchez Pizjuán, Unai Emery, al que los sevillistas adoraban gracias a las grandes temporadas que realizó ganando tres UEFA Europa League. Sampaoli, de momento, tiene la gran oportunidad de que su equipo siga en la Champions y pasar por tercera vez en su historia a los octavos de esta competición desde que lleva este formato. El argentino no hará nada diferente a lo que acostumbra cada día de partido, aunque sea uno de los más importantes desde que llegó a Sevilla porque ya está todo trabajado salvo el resultado final del partido.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon