Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Se lleva la Supercopa con buena nota

SPORTYOU SPORTYOU 18/08/2016 sportyou
Se lleva la Supercopa con buena nota © Getty Images Se lleva la Supercopa con buena nota

La fiesta estaba preparada para los azulgranas. Los cuatro fichajes de titulares y Luis Enrique incluso se permitió el lujo de reservar a Luis Suárez. Todos querían ver a André Gomes, el fichaje estrella del Barcelona, pero el Camp Nou asistió a la resurrección de Arda Turan. La de Jesucristo es en diciembre, pero en el fútbol, una resurrección tardía puede costar un puesto en el equipo. Y Arda parece que llega a tiempo.

Su primera temporada como blaugrana y su discreta Eurocopa alimentó las dudas en el barcelonismo. En muchos aficionados menos en Luis Enrique, que ha declarado en público su confianza en el turco. Arda, practicante de la religión musulmana, tomó a su técnico como su particular Alá y respondió a su confianza sobre el terreno de juego.

El contundente resultado hace que parezca fuera un dominio culé de principio a fin, pero la primera parte fue del Sevilla. Al menos en cuanto a ocasiones. Arda tranquilizó al Camp Nou en el minuto 10 con un zurdazo a pase de Messi tras tres avisos serios del rival. El Barça no es que saliera dormido, pero el espíritu competitivo de Jorge Sampaoli lo superó. El gol del turco cambió la dinámica, pero al descanso se llegó con un penalti fallado por Iborra y un cabezazo de Mercado al larguero.

Sin embargo, Arda se encargó de despejar las pequeñas dudas que pudieran haber y de paso, dejó en evidencia a la defensa sevillista al aprovechar un error de comunicación entre los defensas para marcar desde fuera del área según le llegó. Un gol de los que conquistan un estadio, una afición. Prueba de ello es la ovación que se llevó después de fallar una vaselina a un excelente pase de Messi. No consiguió el hat-trick pero se llevó algo más importante: el cariño perdido de la afición.

La final estaba sentenciada y el gol de Messi -de cabeza a centro de Digné- quedó como una anécdota, en comparación a la inesperada lesión de Javier Mascherano. El Barça se lleva su primer título de la temporada y conquista el único que le faltaba a Luis Enrique.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon