Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Se va un grande

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 09/06/2014 Mikel Encinas

Claudio Bravo tiene las horas contadas como jugador de la Real. El chileno se incorporará en breve al Barcelona, donde aspira a redondear una carrera mayúscula que le ha llevado a ser una institución en las dos entidades en las que más ha jugado: la Real, y la selección de Chile.

Abandonará Donostia siendo, tras Darko Kovacevic, el jugador extranjero que más veces ha vestido esta camiseta, lo que da cuenta de la trascendencia del personaje que nos deja.

Más allá de por sus enormes prestaciones como guardameta, que son las que le han llevado hasta un equipo 'top' de Europa, el andino deja huella por su comportamiento y por la forma de ser que ha demostrado en esta tierra. Se ha mimetizado con su entorno hasta el punto de considerarse casi un donostiarra más. Ha apostado por la Real en momentos en los que el futuro aquí era negro azabache, se ha comido el descenso, ha sido suplente de Riesgo en Segunda, ha sufrido la ley concursal y los momentos de mayor zozobra de la historia de este club, pero lo ha hecho con una entereza tal que le ha llevado siempre a respetar esta entidad por encima de todo. Ahora, marchándose al Barcelona, no hace sino aprovechar la oportunidad de su vida. Además, nunca ha engañado a nadie.

Siempre dijo que venía aquí para ganarse el derecho a marchar a un grande. Ha conseguido su sueño y eso la gente lo ha sabido entender. Por eso el entorno comprende que la Real negocie su salida y tenga un gesto con una persona que, por su rendimiento y comportamiento, se ha ganado el derecho a entrar en los capítulos más bonitos de la historia realista. Zorte on eta eskerrik asko

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon