Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Semana de pasión

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 23/04/2014 Jaume Miserachs
© Image MundoDeportivo.com

Paulao abandonó el terreno de juego de Vallecas prácticamente entre lágrimas, poco más allá de la media hora de partido, tras haberle regalado el 1-0 a Rochina y tras haberse metido en su propia meta el 2-0. El defensa brasileño del Betis reflejaba en su salida el abandono de un equipo verdiblanco hundido en el fondo de la tabla. De un equipo que ya se sabe sin salvación.

Tanto es así que este próximo sábado puede ser de Segunda División sin ni tan siquiera jugar. Suponiendo que los de Calderón ganaran los cuatro encuentros que tienen pendientes sumarían como máximo 34 puntos. Si el Getafe, tercero por la cola en estos momentos con 32, gana el sábado a las 18.00 al Málaga en el Alfonso Pérez, alcanzaría los 35, frontera que el Betis ya no podría superar y que por tanto le condenaría al descenso.

Lastrado por errores arbitrales indudables pero también por una política deportiva errática, lo cierto es que el conjunto andaluz se irá a Segunda en buena medida por sus propios fallos. Pepe Mel, Juan Carlos Garrido y Gabriel Calderón fueron desfilando por su banquillo sin encontrar la tecla que provocara la reacción del equipo.

Tres técnicos

Mel, el técnico milagro de otras temporadas, resistió quince jornadas en las que logró sumar 10 de los 45 puntos que disputó. Garrido, su sucesor, cuya rueda de prensa de presentación contó con la banda sonora de los gritos de protesta de ciertos sectores de la afición y de pedradas contra la sala de prensa, aguantó sólo cinco partidos, en los que añadió un único punto a los conseguidos por Mel. Y finalmente Calderón, un fichaje criticado hasta la saciedad por algunas facciones de la afición, mejoró, pero no lo suficiente, los registros de Mel: hasta ahora ha sumado 11 puntos de 42 posibles en 14 jornadas.

Fichajes baldíos

Ni los fichajes invernales de Leo Baptistao, Adán y N'Diaye lograron enderezar el rumbo de un equipoa la deriva, que no encontró tampoco en el entorno los apoyos necesarios para recuperar la calma. Hoy el Betis es un equipo condenado al descenso, con una masa social fracturada y un futuro incierto, más allá de ese horizonte de la Segunda División que este sábado puede ser una realidad.

Paulao se fue, según confesó después, "para no seguir perjudicando al equipo". No lo entendió así parte de la afición, que le tildó de 'cobarde' en pintadas aparecidas el domingo en los muros del Villamarín y de la ciudad deportiva bética. El sábado, el Betis puede estar en Segunda. Es, pasada la Semana Santa, la semana de auténtica pasión para la mitad verdiblanca de la capital andaluza

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon