Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Semenya vuelve a dar que hablar

SPORTYOU SPORTYOU 21/08/2016 sportyou
Semenya vuelve a dar que hablar © Getty Images Semenya vuelve a dar que hablar

La sudafricana Caster Semenya ha sido la gran protagonista en la final de 800 metros, tras ganar una nueva medalla para su país como ya hicieron previamente algunos de sus compatriotas como Wayde van Niekerk o el nadador Chad le Clos. Pero Semenya no ha ganado un metal cualquiera.

Semenya se proclama campeona de la prueba con un tiempo de 1:55:28 y consigue su primer oro olímpico, por delante de la burundesa Francine Niyonsaba y de la keniana Margaret Wambui, respectivamente. Supera de esta manera su gran triunfo en el Mundial de Berlín 2009, donde comenzó la polémica en torno a ella.

La joven atleta nació con atributos sexuales masculinos que no pudieron desarrollarse debido a la falta de testosterona. Es intersexual, aquellas personas que son del género del que se sienten, y como Semenya desde pequeña se sintió mujer, vivió como una mujer. "La he criado como una chica y no tengo duda de que es una chica. En la familia no nos preocupamos de quién está diciendo qué y tampoco nos importa, aunque no vuelva a competir en eventos internacionales, pero siempre apoyaremos su talento deportivo", dijo su abuela Maphuthi Sekgale a Telegraph en unas declaraciones recogidas por Europa Press.

Sin embargo, esta condición le provocó algunos problemas para competir. La testosterona es la hormona que más influye en el rendimiento y su nivel, pese a estar debajo del de un hombre, estaba por encima del resto de competidoras. Tras ganar aquel Mundial de 2009, la Federación Internacional de Atletismo decidió que sólo podía seguir compitiendo si se sometía a un tratamiento antitestosterona que redujese su producción natural.

"La gente dice que Semenya es hermafrodita por celos. ¿Por qué los celos hacen que la gente digas cosas tan malas?", declaró su madre Dorcus Semenya.

Finalmente, esta imposición se prohibió por considerarse una prueba encubierta de verificación del sexo, un examen ya prohibido. Por ello, este oro olímpico no sólo supone un triunfo para Sudáfrica. Semenya lo considera además como una victoria personal y ahora podrá estar tranquila, ya que nadie atentará contra su preciado palmarés, en el que atesora el ya citado Mundial de Berlín 2009, medalla de plata en Londres 2012 y una Diamond League (2016).

"Le dedico esta victoria a mi equipo. Es fantástico, increíble", dijo Semenya. "La competencia fue muy buena. Fue fantástico correr junto estas grandes atletas", según declaraciones recogidas por Deportes Terra. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon