Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sevilla y Benfica: dos trayectorias diferentes

Goal.com Goal.com 13/05/2014 Goal.com
Photo © Proporcionado por Goal.com Photo

Sevilla y Benfica vuelven a encontrarse 57 años después. En septiembre de 1957 ambos se enfrentaron entre sí en el primer partido de la historia en Europa de los dos conjuntos. Fue en la ronda preliminar de la Copa de Europa que empezaba esa temporada y fue suficiente el 3-1 de la ida para el Sevilla que el 0-0 de la vuelta en Lisboa para que los hispalenses se clasificasen. A partir de entonces, los dos actuales finalistas de la Europa League siguieron caminos diferentes, construyendo respectivamente una historia dilatada, hasta encontrarse el próximo 14 de mayo. Mientras que los portugueses fraguaron sus éxitos en el Viejo Continente en los años 60, el inicio del siglo XXI ha sido prolífico para los españoles. La Leyenda Eusebio, la Pantera de Mozambique, recaló en el Benfica en 1960. En sus dos primeras temporadas, el conjunto portugués conseguiría dos Copas de Europa. Se da la curiosidad que en estos dos grandes títulos, los únicos que ha logrado en el panorama europeo, los obtuvo ante rivales españoles. En 1961, el Benfica se impondría a un Barcelona repleto de húngaros en Berna por 3-2, tantos blaugranas de Sandor Kocsis y Zoltán Czibor. Al año siguiente, la víctima sería el Real Madrid. El resultado en Ámsterdam sería un contundente 5-3, con doblete de Eusebio, y con un hat-trick de Ferenc Puskas, que no les servirían de mucho a los blancos. Sería ya curiosa la incidencia magiar en contra de los intereses de las “Águilas”.

Aparece, entonces, la figura de Bela Guttman. El entrenador austro-húngaro, que había llevado al Benfica a la gloria, se marcharía después de que el club le denegara un aumento de sueldo. El técnico se despidió lanzando una maldición: “En cien años desde hoy ningún club portugués se convertirá en campeón de Europa y el Benfica sin mí nunca ganará una copa europea”.

Esta imprecación se ha cumplido a rajatabla para los lisboetas; porque desde ese momento, las Águilas han disputado un total de siete finales europeas: cinco de Champions League (1963, 1965, 1968, 1988 y 1990) y dos de Europa League (1983 y 2013), perdiéndolas absolutamente todas, la última el año pasado en el último suspiro de la prórroga frente al Chelsea.

El Sevilla, sin embargo, era un equipo de la zona media alta de la tabla en España, con tan solo una liga y tres copas en su poder. Había cruzado una vez el umbral en octavos de final en Europa. Fue en aquella Copa de Europa de 1958 cuando el Real Madrid ejerció de verdugo con un 8-0 en el Santiago Bernabéu. Sin embargo, el 15 de marzo de 2006, en plena temporada del Centenario, se rompería el maleficio de los octavos de final en la extinta Copa de la UEFA. Los goles de Luis Fabiano y Kanoute ante el Lille remontaban el 1-0 cosechado en Francia. Fue cuando empezó la leyenda. El Sevilla se alzaría con dos Europa League consecutivas (2006 y 2007) aderezada con la Supercopa de Europa de 2007, más dos Copas del Rey y una Supercopa de España en los siguientes cuatro años. En 2014, se volvería a Europa vía TAS y, en octavos de final, se obró la heroica en el Euroderbi. Otra vez en cuartos de final. Otra vez todas las eliminatorias superadas hasta, por lo menos, la final. //

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon