Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Shohei Ono, de penúltimo de clase a oro olímpico

SPORTYOU SPORTYOU 09/08/2016 Masato Sugimori
Shohei Ono, de penúltimo de clase a oro olímpico © Getty Images Shohei Ono, de penúltimo de clase a oro olímpico

Aquel chaval que no destacaba en clase y ahora triunfa en la vida... ese es Shohei Ono. El judoca japonés, que compite en categoría -73kg, se estrena en unos Juegos Olímpicos a lo grande: su primera medalla, teñida de oro. Pocos augurarían tal futuro en Ono cuando cursaba la educación secundaria y era el séptimo de los ocho judocas que competían en su club.

Ono, que empezó su carrera de judo a los siete años, lo hizo por su hermano mayor, el cual fue fichado por el Koudou Gakusha, prestigioso club por el que pasaron ilustres judocas como Toshihiko Koga y Hidehiko Yoshida, campeones olímpicos en los Juegos de Barcelona. Pero su caso no era el mismo. Su apellido coincide con una de las mayores operadoras telefónicas españolas, pero según Tatsuto Mochida, uno de los entrenadores que le dirigió por aquel entonces, asegura que por scouting era "imposible" que alguien le llamara.

No obstante, la opinión en torno a Ono iba cambiando con el paso del tiempo. Seguía sin ofrecer un nivel acorde al club que pertenecía, pero los entrenadores alababan su espíritu combativo, mientras que sus compañeros huían de él. El japonés daba el máximo en todos los entrenamientos, por insignificante que fuera, y hasta los mayores, que en dicho país por normal general son respetados por los menores y tienen el 'privilegio' de sentirse superiores, evitaban competir con Ono.

En la universidad, ya se había convertido en un ganador. Tanto que tras ganar el campeonato mundial en 2013, celebrado en Río de Janeiro -¡vaya idilio con la ciudad brasileña!-, repitió dos años después en Astaná (Kazajistán). Y aquel fracasado en el instituto, por el cual nadie daba un duro -un yen, en este caso-, no pudo ser más contundente antes de los Juegos de Río: "Como mínimo, el oro". Todavía tiene 24 años pero el destino le guarda un puesto de entrenador en el Koudou Gakusha.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon