Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Show precario en Futbolandia

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 14/06/2014 null

La ceremonia de inauguración del Mundial fue, por decirlo suavemente, austera. O sobraba espacio o faltaba gente, tanto en la grada como en el césped. Los brasileños, que nos tienen acostumbrados a esas animadas y ardientes rúas multitudinarias de Carnaval, montaron un espectáculo poco acorde con su talante festivo.

En Cuatro, Manu Carreño, Kiko Narváez y Julio Maldonado fueron muy discretos valorando el acontecimiento. Prefirieron charlar de fútbol y del espíritu del Mundial que llena las calles de Sao Paulo más que centrarse en comentar el (pobre) espectáculo. Echaron balones fuera. Maldini habló de Brasil como 'Futbolandia', la meca de este deporte. Pero lo que vimos en la ceremonia era más bien el espíritu de Port Aventura. Un show digno de parque temático.

Este tipo de ceremonias, además, están pensadas para ser vistas desde un plano general. La realización brasileña, al enseñar los planos de detalle de la coreografía y los disfraces, mostraba el panorama aún más deslucido. Que si los señores con zancos disfrazados de árbol, los vestidos de gota de agua, los que iban de flor… Por suerte, Carreño insistió que lo que estábamos viendo duraba veinticinco minutos, como para que no nos desesperáramos y abandonásemos la cadena antes de tiempo.

Aun así, llegó a exagerar un poco: "¡Impresionante imagen que estáis viendo ahora!". Hombre, impresionante no sé si sería la palabra. Después detallaba los metros de tela y cremalleras, la cantidad de hilos, piedras y aderezos que habían usado para tanto atuendo. "¿Estos árboles no son un mal disfraz, eh, Kiko?" preguntaba Carreño a Kiko con algo de sarcasmo. Y Narváez (todo sea por la causa televisiva) se imaginaba con los zancos y las hojas en el carnaval de Cádiz. La FIFA hasta escatimó con la bola luminosa (faltaban leds) que se abrió formando un escenario central. Por la tele el sonido ambiente llegaba pésimo y molesto. Sumado a la falta de glamour del show de Jennifer López, Pitbull y Claudia Leitte y su lamentable play-back, más que Futbolandia parecía una fiesta en un hotel de Salou

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon