Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Si Filipe Luis quiere irse del Atleti debe pagar cláusula e IRPF

AS AS 02/06/2014 Juan Casáñez

Filipe tomó la decisión de marcharse. Sin embargo, el Atleti no necesita ni quiere vender a ningún jugador. Por ello si el Chelsea le quiere tendrá que pagar la cláusula de rescisión, que pasó de 24 a 30 millones en la última revisión de contrato del zaguero. Además, al jugador le podría reclamar la Hacienda Pública el IRPF correspondiente de los 30 millones que ingresaría. De esta manera, la operación podría aumentar de precio, ya que debería declarar ese dinero. Lo que no está claro es en cuánto dinero se elevaría porque existen varios escenarios.

Sólo Hacienda y los tribunales lo saben, porque no hay jurisprudencia y sí un abanico de interpretaciones fiscales que hacen oscilar la cantidad final. En los precedentes en que se abonó una cláusula, Mijatovic (1.200 millones de pesetas del Madrid al Valencia en el 96) y Rivaldo (4.000 millones del Barça al Depor en el 97), Hacienda no reclamó el IRPF. Si Filipe paga su cláusula en la sede de la Liga, el Atlético informará al erario público de que ha recibido los 30 millones. A partir de ahí pueden ocurrir varias situaciones. Una puede ser que el dinero que entregue el Chelsea al brasileño sea considerado un rendimiento del trabajo y, por tanto, cabría aplicar el tipo marginal máximo del 54 por ciento. La cantidad total ascendería a 46,2 millones. Otra opción sería considerar al jugador como un mero transportista del dinero, sin entender que se genera un incremento patrimonial. El IRPF grava a la renta, y en este caso no sería considerado renta, como mucho una donación. Éstas tributan un 7 por ciento en Madrid por lo que el fichaje ascendería a 32,1 millones de euros. Otra opción consistiría en entender que no se produce una manifestación de renta gravable, ya que hay un ingreso y un gasto equivalentes por la misma causa. Y, por tanto, el pago no ha de tener efectos fiscales.

Finalmente todo quedaría a expensas de lo que considerase la Agencia Tributaria. La conclusión es que el Chelsea no sabría a ciencia cierta cuánto dinero podría costarle el fichaje del jugador. En cualquier caso, si Hacienda exige el IRPF, Filipe podría recurrir ante la propia Inspección, en primera instancia, y ante un tribunal económico administrativo, la jurisdicción contencioso-administrativa, la Audiencia Nacional y el Supremo, en posteriores.

Por su parte, el Atlético ha hecho una intentona. Le ha presentado una oferta de mejora doblando sus emolumentos. Al club le gustaría que Filipe se mostrase agradecido después de que el Atleti confiase en él tras su lesión.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon