Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sin ayudas arbitrales, el Barça tendría dos Champions menos

SPORTYOU SPORTYOU 06/04/2016 Fernando Carrión
Sin ayudas arbitrales, el Barça tendría dos Champions menos © Getty Images Sin ayudas arbitrales, el Barça tendría dos Champions menos

Enhorabuena, atléticos, ya habéis aprendido una cosa más de vuestra nueva experiencia en la Champions League: el Barcelona juega con las cartas marcadas. Aunque la maquinaria propagandística culé trata de disimularlo, ayer vivimos otra de las grandes noches europeas del arbitraje UEFA, que coronó a Felix Brych a la altura de otros ilustres como Ovrebo, De Bleeckere, Busacca , Frisk o Stark.

Ya no es una cuestión de apreciaciones o sensaciones, es un tema estadístico. No vale lo de “los árbitros se equivocan”, cuando sistemáticamente lo hacen hacia el mismo lado. ¿Alguien recuerda un robo al Barcelona?

Hay muchos factores que pueden influir en ello. Está el humano miedo del árbitro a perjudicar al grande. También su percepción psicológica de cada equipo: uno, el leñero; y el otro, el de las estrellas sonrientes. El colegiado también pondrá algo de pura lógica: todos sabemos qué semifinalistas quiere la UEFA. Incluso puede haber afinidades personales o, quizás alguno se haya tragado enterita la propaganda culé.

También se habla de mensajes velados y miradas de los jefes, ciertas recomendaciones y ascensos… Y por último, está la refinada estrategia del Barcelona, pulida desde los tiempos de Guardiola para actuar, piscinear, retorcerse de dolor, caer al suelo y pegar con disimulo. No ha habido un equipo en toda la historia del fútbol que haya explotado más ese juego sucio mejor que el Barcelona, que siempre va de víctima y cuenta en sus filas con absolutas leyendas del engaño como Busquets, Dani Alves, Neymar o Jordi Alba.

El caso es que al final, siempre pasa lo mismo: el Barcelona va dejando cadáveres a su paso con la inestimable ayuda arbitral. La infame noche de Ovrebo, las expulsiones de Motta, Van Persie y Pepe, el penalti a Xavi pitado por Stark... ¿Cuántas Champions tendría el Barcelona sin la ayuda de los árbitros?: Dos menos.

PD. Cualquier madridista se habrá dado cuenta, una vez más, del doble rasero y de la inquina existente contra el Real Madrid. El Atlético se ha quejado, y con razón, de lo que se perpetró en el Camp Nou. ¿Han oído que alguien les llame llorones, que eso son excusas de perdedor, que si hubieran jugado mejor habrían ganado? Así se trata siempre al Madrid cuando le roban y encima se atreve a levantar la voz, como hacía José Mourinho. Por otro lado, ahora todo el mundo habla de abiertamente de cómo la actuación arbitral influyó en el resultado, algo que nunca hicieron cuando el perjudicado iba de blanco. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon