Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Solo con aval del Athletic

Marca Marca 01/05/2014 marca.com

El Barcelona ya se ha puesto manos a la obra para confeccionar la primera plantilla. Hay varios puestos para cubrir, pero los dos más importantes, una vez que Ter Stegen está ya fichado para la portería, es un entrenador en lugar del Tata Martino y un central. Una demarcación que necesitaba cubrir el equipo desde hace varias temporadas y que ahora se ha hecho más urgente que nunca con la anunciada marcha de Carles Puyol.

Dos de los objetivos que se ha fijado el Barcelona están en el Athletic de Bilbao: Valverde y Laporte. Una situación comprometida para Andoni Zubizarreta que se formó en el club vasco como jugador y con el que mantiene una excelente relación. Lo mismo que el Barcelona.

Y esto es algo muy importante para el director deportivo del Barcelona que no quiere entrar en una guerra con el club vasco por la incorporación de Valverde y Laporte. El Barcelona no hará nada sin el consentimiento del Athletic porque tanto el entrenador como el central tienen contrato en vigor para la próxima campaña.

Laporte y Valverde, objetivos del Barça © Laporte y Valverde, objetivos del Barça Laporte y Valverde, objetivos del Barça

Valverde tiene un año más aunque en su contrato hay una cláusula por la cuál podría liberarse de dicho compromiso. El técnico del Athletic se ha negado en repetidas ocasiones a comentar públicamente cuáles son las condiciones de este apartado que le permitiría dejar el banquillo rojiblanco este verano. Zubizarreta prefiere utilizar la vía diplomática con Josu Urrutia, antes que chocar frontalmente con el Athletic.

Refuerzo defensivo
Lo mismo puede decirse de la operación Laporte. El central tiene contrato con el Athletic hasta 2018 y una cláusula de rescisión de 36 millones de euros. El Barcelona no quiere fichar al defensa si no es con el beneplácito de su actual club. En primer lugar para no entrar en una guerra no deseada y, también, para ahorrarse el IVA si finalmente optan por pagar la cláusula de rescisión.

Ayer ya se comentaba en Bilbao que el Barcelona estaba dispuesto a pagar precisamente esta cláusula y que Laporte sería el segundo refuerzo del equipo azulgrana para la próxima temporada. Una operación que solo se hará si el Athletic ha dado previamente el visto bueno.

El Barcelona no tendrá certeza absoluta si puede fichar este verano hasta el 1 de julio. La FIFA ha suspendido cautelarmente la sanción por la cual el equipo azulgrana no puede inscribir a jugadores para la próxima temporada. Sin embargo, si la FIFA resolviera antes de la fecha citada y no admitiera el recurso, el Barcelona no podría fichar.

No se espera que la FIFA se pronuncie antes de julio en este asunto. El motivo por el cual concedió la cautelar es, precisamente, la complejidad del caso.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon