Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Stoneman, el piloto que vence a la vida

Marca Marca 12/05/2014 marca.com

Stoneman ganó la segunda carrera de la GP3. En un gran duelo con Tuscher sobre el asfalto mojado y con gomas lisas, el británico se adjudicó una victoria que había estado soñando años. Años muy duros.

GP3 / Un cáncer con 250 tumores paró su carrera © GP3 / Un cáncer con 250 tumores paró su carrera GP3 / Un cáncer con 250 tumores paró su carrera

Dean estaba señalado en 2011 como el sucesor natural de Button. Venía de igualar el récord de victorias de Hamilton en su debut en la F. Renault, era el vencedor de la F2 ese año, se ganó probar con Williams F1 en los test de Abu Dabi 2010 y estaba a punto de firmar junto a Ricciardo un asiento para las World Series.

Sin embargo esas navidades empezó a encontrarse muy mal, a tener fuertes dolores de estómago y a perder peso, la culminación de un año con dolores por todo el cuerpo, pese a los cuales, ganó el certamen. Cuando no pudo más a principios de 2011 le dijeron que tenía un tumor en el estómago del tamaño de una pelota de tenis, "y otros 250 más por el cuerpo", cuenta. Desde los pies al cerebro. El peor, un coriocarcinoma testicular especialmente agresivo y resistente a los medicamentos.

18 horas de 'quimio' al día
Cuando se hizo el test privado estaba, según los médicos, a dos horas de perder sus piernas, a dos días de ser intratable y a siete días de la muerte. Lo cuenta él sin más rodeos porque lo pudo revertir. Con su carrera deportiva aparcada, se volcó en la quimioterapia en cuanto los médicos le dijeron que tenía posibilidades de sobrevivir. Pidió incluso más dosis porque su cuerpo podía resistirlo al ser joven y estar en forma. Dieciocho horas diarias. "A una persona normal de 35 años la habría matado", asegura. Sufrió diversas operaciones, entre ellas de coágulos en las piernas, de los tumores más grandes que tenía por el cuerpo y perdió un testículo. Pero no la fe. "Sabía que si salía bien, volvería a correr, aunque me llevara cuatro años".

En 2012 se fue reincorporando a la competición en carreras de lanchas, ganando la P1 Superstock Powerboat, pero su regreso a las pistas, con el pelo más fino y enormes cicatrices, se produjo en 2013 en la Porsche Supercup inglesa, con GT3 de 450 CV. Ganó ambas mangas. "¿Es que no puedes dejar de hacerme llorar?", le dijo su madrastra al regresar al hospitality.

Stoneman hace este año al fin una temporada completa. Ha llegado la primera victoria con casi 24 años. "La sensación de ganar de nuevo ha sido muy especial, increíble", dijo. "La F1 es un sueño, y yo soy realista, sé que es difícil". Por ahora.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon