Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tachimoto: amor y odio con el judo... y con su hermana

SPORTYOU SPORTYOU 11/08/2016 Masato Sugimori
Tachimoto: amor y odio con el judo... y con su hermana © Getty Images Tachimoto: amor y odio con el judo... y con su hermana

Haruka Tachimoto, que se ha coronado por primera vez como campeona olímpica, tiene 26 años y su idilio con el judo empezó a los 7. Casi tres cuartas partes de su vida sobre el tatami. Pero se pasó buena parte de su vida sufriendo, ya que de pequeña no le gustaba. Es más, lo odiaba.

Lo odiaba tanto que, nada más empezar con su hermana mayor, quiso dejarlo. Su deseo era aprender piano, que practicaba una amiga suya. Pero su padre, capitán del equipo de judo que fue campeón por primera vez en la historia del instituto al que también Tachimoto iría, obligó a que siguiera al menos hasta acabar la educación primaria.

Cuando llegó a secundaria, tenía pensado meterse a atletismo. Pero ahí apareció el padre trol. Le llevó al club de judo en el que estaba su hermana, donde todos recibieron a Tachimoto con los brazos abiertos, con un ambiente de bienvenida que hizo que la nipona se viera obligada a seguir compitiendo.

En Bachillerato siguió pero dudaba en el año previo a la universidad, hasta que vio a Maki Tsukada en los Juegos de Pekín. Defendía el oro ganado en Atenas 2004, pero tuvo que conformarse con la plata al ser remontada por un ippon al final. "Si hubiera sido más conservadora, habría ganado, pero Tsukada no lo hizo. No sé si hizo bien, pero me emocionó".

Se cabreaba con su hermana... y se motivaba

Con su hermana, Megumi Tachimoto, las peleas son constantes, pero dicen que cuando se cabrean antes de los torneos, la menor tiene buenas actuaciones. Aunque a veces se pasan de frenada, como cuando Megumi no se pudo clasificar para los Juegos de Londres y ella sí, y estuvieron medio año sin hablarse.

Sin embargo, cuando Tachimoto (Haruka) ingirió una pastilla para la fiebre que contenía sustancias doping, Megumi fue la primera en darle consejos y estar siempre de su lado. Un año después, tras afirmar que quería ir juntas a los Juegos, se deshizo en elogios a su hermana. "Aunque no nos crucemos muchas palabras, sabemos lo que nos sentimos". Al final, de nuevo se clasificó solo Tachimoto, pero esta vez no se han dejado de hablar. La otra se fue hasta Río para animar a su hermana y una vez ganó, se fundieron en un abrazo fuerte, sin palabras, pero ya sabemos que no hace falta. Ellas se entienden aunque no se hablen.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon