Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tata merecía otro final

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 23/05/2014 Andrés Astruells

Rompo el silencio y vuelvo a escribir en estas entrañables páginas de Mundo Deportivo porque Johan Cruyff tampoco sabe estar jubilado y, de vez en cuando, dice la suya. En verano, proponía vender a Messi tras el espectacular fichaje de Neymar. Tuve un soponcio pero no dije nada. Más recientemente le ha echado al brasileño la culpa de todos los males de la temporada, cosa que uno modestamente había anticipado en los micrófonos de El Larguero hace casi dos años: "El club que fiche a Neymar, se busca la ruina". Por aquel entonces sospechaba que el jugador del Santos era otro timo al estilo Robinho. Luego, viéndolo en la Liga española rectifiqué. Porque es un delantero con una visión de juego extraordinaria, sabe dar buenas asistencias y a pícaro no le gana nadie. Lo tocas y es Nureyev en azulgrana.

Personalmente, creo que no le llega ni a la suela de los zapatos al Ronaldo que cautivó al Camp Nou, ni a Romario, ni al grandísimo Rivaldo del que nadie se acuerda ahora, ni tampoco al divertido Ronaldinho. Pero hay que admitir que tiene talento y en este oscuro panorama del fútbol actual, es un jugador diferente que da espectáculo. Bueno, pues resulta que el holandés lo responsabiliza de todos los males de la temporada. No sin un cierto punto de razón, porque el que pensara en una cohabitación feliz con Messi sin que el papá del argentino hubiese cobrado 40 millones en mano, vive en babia. Póngale el nombre de Bartomeu, Rosell, Scolari o el divino Zubi.

El mejor técnico de esta Liga ha sido, sin duda, el Tata Martino, porque fue el primero (y el único) que en el mes de agosto, con ocasión de la Supercopa de España, dijo que el campeonato era cosa de tres y que el Atlético de Madrid era tan candidato como el primero. En aquel 0-0 que dio el trofeo al Barça, se pudo ver en la mirada del argentino la admiración y la sana envidia por el estilo de juego de los colchoneros, que es el que él hubiera practicado en cualquier equipo… menos en elBarça educado por Guardiola. Es decir, Tata es otro Simeone pero le dieron una plantilla sólo apta para Pep y sus incondicionales. Los resultados han condenado al técnico argentino, pero no su filosofía, tan viva y tan moderna que el próximo sábado estará en Lisboa vestida de rojiblancos. Además, el Barça es el que más puntos sacó en los enfrentamientos entre los tres grandes, dato muy revelador ya que el Madrid perdió el campeonato porque sólo sacó un punto de los doce en juego. Y, claro, le costó el título.

No se puede concluir ni siquiera un breve análisis de la Liga que acabamos de vivir sin subrayar que la página más emotiva y bonita del torneo fue el aplauso de la afición blaugrana al campeón en el mismísimo Camp Nou. Perdonen por la duda, pero creo que en Madrid no se hubiera vivido una escena tan significativa y de tanta calidad deportiva. Es lo que te reconcilia con el fútbol tras un sinfín de patadas, fingimientos y arbitrajes dolosos. Como siempre, lo mejor es el aficionado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon