Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Te hacen la cama

Marca Marca 07/05/2014 marca.com

La noche del 24 de mayo, Real Madrid y Atlético se jugarán en el Estadio da Luz el cetro europeo de clubes. Ese mismo día, desde primera hora de la mañana, serán miles los desplazamientos que se prevén por la Nacional 5 desde todos los rincones de España.

Las localidades extremeñas limítrofes, y no tan limítrofes, con Portugal se frotan las manos ante el aluvión de gente que pasará por allí el fin de semana en el que los dos conjuntos madrileños se jugarán ser el mejor equipo del Viejo Continente.

Los escandalosos precios por dormir en Lisboa —2.000 euros de precio medio por habitación doble— han provocado que desde Mérida hasta la frontera se haya colgado casi el cartel de completo. Sin duda, una opción mucho más económica, aunque en algunos casos no tanto, para descansar después del partido.

Badajoz ha sido el destino preferido para aquellos que han decidido huir del país vecino. Pasar la noche en Arraiolos, población lusa que se encuentra a 123 kilómetros de Lisboa, en una casa rural de tres habitaciones ronda los 2.000 euros la noche, por lo que muchos han decidido quedarse en España.

Aunque la capital pacense es más económica —la media de una habitación doble está en los 300 euros— muchos hosteleros de la localidad han visto un filón en la gran cita futbolera.

Dormir en un hotel de 2 estrellas, como el San Marcos de Badajoz, ya costaba este pasado sábado 330 euros la habitación doble y ayer, al cierre de esta edición, el precio ascendía a 595 euros. Solo siete días después de la final, para aquellos que quieran visitar Badajoz, pernoctar allí les saldrá más económico: 62 euros.

Extremadura está casi completa en alojamiento para la final © Extremadura está casi completa en alojamiento para la final Extremadura está casi completa en alojamiento para la final

Diego Costa lo colapsó todo
El último establecimiento hotelero español antes de pasar hacia el país hermano es Las Bóvedas. Como el resto, completo. «Estamos confirmando reservas que tenemos para un evento que nada tiene que ver con la final y que también es ese día por si podemos tener alguna habitación libre. Desde que el Real Madrid goleó al Bayern se desbordó todo. Es un empujón muy importante para la economía local. Ojalá fuera más a menudo», destaca ilusionado Francisco Flores, director del hotel.

A pesar de que muchos establecimientos han elevado también sus tarifas para la noche de la final, las recepciones de los hoteles no dan abasto para atender las peticiones. «Cuando Diego Costa metió el penalti contra el Chelsea se colapsaron los teléfonos de muchos hoteles. Fue una locura», comenta sorprendido uno de los gerentes del Hostal Talavera, de Talavera la Real.

En este establecimiento, a unos 25 kilómetros de la capital pacense, tampoco tienen habitaciones disponibles, aunque a los precios de todo el año: «Algunos no hemos subido los precios. Ni siquiera lo pensamos. Tenemos todas las habitaciones llenas para esa noche a 30 y 40 euros, como siempre», afirma uno de los gerentes del hostal.

«Cambio cama por entrada»
El escaso número de entradas que sacarán a la venta los clubes para la final de Lisboa hará que muchos de los aficionados que decidan viajar a la capital portuguesa lo hagan sin localidades para presenciar en directo el choque.

Muchos de ellos optaron por reservar hace tiempo alojamiento en Lisboa a buen precio para ahora, a través de Internet, tratar de cambiar una cama por un ticket para ver el partido entre clubes más esperado del año.

Ahorrar repostando en España
Otra de las circunstancias que también tienen que tener en cuenta aquellos que se lancen a la carretera es dónde repostar gasolina. Los impuestos de Portugal hacen que llenar un depósito cueste unos 9 euros más de media. Para ello, las gasolineras españolas están preparadas: «Esperamos un tránsito como en la Eurocopa de 2004», comentan en la última estación de servicio española.

Los peajes serán otro gasto extra para los aficionados que se desplacen. Entrar y salir de Lisboa asciende a 34 euros, aunque se puede optar a viajar por carretera convencional.

Con tanto gasto y tan pocas entradas, parece que ir a la final de la Champions y pasar dos días en Portugal solo será posible para unos pocos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon