Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tengo que ir al otorrino

SPORTYOU SPORTYOU 05/12/2015 Iñaki Cano
Tengo que ir al otorrino © Getty Images Tengo que ir al otorrino

Tengo que ir al otorrinolaringólogo porque he perdido oído. En el partido entre el Real Madrid y el Getafe he percibido gritos contra Florentino Pérez. Me han parecido muchos los que nada más comenzar el partido han protestado contra el palco. Pero, al parecer, no han sido tantos. He debido de oír mal. O eso me parece después de escuchar como pretenden ningunear el número de opositores o contrarios a la gestión del presidente. No coinciden los decibelios que entran por mis oídos con los de los pro Florentino. Lo verdaderamente cierto es que unas veces la megafonía y en otras la ‘Grada Fans’ intentan silenciar el cántico hacia el palco del Bernabéu, que dice algo así: “¡Florentino dimisión!”. Pero no me hagan mucho caso porque lo mismo lo que gritan es: “¡Florentino, diversión! o ¡Florentino eres el mejor!”.

Es aquí donde me entran las dudas sobre mi supuesta sordera. Hace tan sólo dos temporadas, desde lo más alto del Bernabéu, brotaba un sonido que después contagiaba al resto del estadio. ¿Todos? los aficionados pitaban a Iker Casillas cada vez que paraba o cantaba. Se escuchaba perfectamente porque estaba silenciada la megafonía y eso que también era su himno. Con Carlo Ancelotti, alguna que otra vez, sucedió lo mismo, pero dicen que era mayoría la oposición al italiano a los que le aplaudían.

Ahora, los sonidos del silencio, al parecer, son mayoritarios a los ruidosos. Unos gritos que nacen de las gargantas de ‘pseudomadridistas’ o ‘piperos’ que con sus pitos perjudican la unión del equipo. Un vínculo que nace en el césped pasando por las gradas y regresando a la hierba, donde los jugadores deben de ser apoyados desde el principio hasta el final sin distracciones con música de viento.

Curioso es, al menos, el cambio de criterio existente entre el pasado más reciente y el presente más actual sobre los decibelios. De ahí mi preocupación acerca de mi pérdida o ganancia de audición. No termino de aclararme porque dependiendo de con quien hable estoy más o menos sordo. No pondré nervioso y esperaré hasta el martes 8 en la Champions League o al día 20 contra el Rayo para saber si debo, o no, pedir cita con el otorrinolaringólogo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon