Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Terminó la mejor primera ronda de playoffs de la historia

AS AS 05/05/2014 Abraham Romero
Photo © Proporcionado por AS Photo

Después de una Temporada Regular más ‘regular’ que nunca, la primera ronda de los Playoffs de la NBA 2014 ha sido la mejor de la historia. Aparentemente podría ser una afirmación un tanto exagerada, no estaban los Lakers, ni Boston Celtics, ni siquiera los New York Knicks y faltaban algunas estrellas que habían dado lustre a anteriores postemporadas: Derrick Rose, Carmelo Anthony, Kobe Bryant, Pau Gasol o Rajon Rondo. Pero cuando nos detenemos a analizar lo que ha pasado en cada serie, en cada partido e incluso en cada jugada, no hay dudas. Hemos disfrutado de 50 partidos, de 24 victorias fuera de casa (¡casi un 50%!), de ocho prórrogas, cuatro de ellas consecutivas en el Oklahoma-Memphis y de un fin de semana en el que se han disputado cinco séptimos partidos, récord histórico.

Jugadas. Lo que ha decantado la predominante igualdad en las series han sido esos destellos de fantasía propios del mejor vídeo-resumen de la NBA. Vimos a un jugador de la Liga de Desarrollo dar la victoria a Houston Rockets en uno de los encuentros: Troy Daniels. Vimos a Damian Lillard, debutante en Playoffs, ganar la serie para Portland con un triple sobre la bocina. Vimos a Vince Carter, con 37 años, volver a su juventud y anotar en el último segundo para una victoria de Dallas. Vimos a Kendrick Perkins, un jugador con nulo poder ofensivo, mandar a la prórroga un Oklahoma-Memphis con una canasta al borde del tiempo cuando en su equipo juega un tal Kevin Durant. Vimos al futuro MVP, a Stephen Curry, a Russell Westbrook y a muchos otros más lograr jugadas de cuatro puntos (triple más falta) y hasta a Masai Ujiri, General Manager de los Raptors, gritar ‘Fuck Brooklyn’ a las puertas de su pabellón. Pura emoción.

Al final, como en casi todos los deportes y más en unas eliminatorias a siete partidos, suele ganar el mejor. Memphis, Dallas, Atlanta y Toronto forzaron las series hasta el último encuentro posible, pero terminaron cayendo, no sin honor, ante equipos más potentes. Pasaron los dos primeros de la Conferencia Este (Indiana y Miami) y los tres que lideraban el Oeste al final de la liga regular (San Antonio, Oklahoma City y Los Angeles Clippers). En los duelos entre el 4º y el 5º de cada conferencia, ganaron los quintos (Washington y Portland), mandando de vacaciones a Chicago y Houston. Brooklyn, que quiso quedar sexto para evitar a los Bulls y jugar contra Toronto, tuvo que llegar hasta el séptimo para pasar ante las 20.000 personas que llenaban el Air Canada Center y las 10.000 almas que esperaban fuera. Una declaración de amor.

En resumen. El Este. Los Heat llevan de vacaciones una semana después del 4-0 a Charlotte; Atlanta tuvo ‘bola de partido’ en el sexto encuentro pero desaprovechó la oportunidad de cargarse a Indiana; un tapón de Pierce decantó el Toronto-Brooklyn para los Nets en el séptimo y los Wizards se cargaron a la máquina de Thibodeau, los Bulls, en cinco partidos. Fue la gran sorpresa.

El Oeste. Los Spurs se vieron obligados a llegar al séptimo encuentro para vencer a los Mavericks. Los Blazers, con Víctor Claver viendo todo desde fuera, se ‘cargaron’ a Dwight Howard y sus Rockets en seis gracias al famoso triple de Lillard. Perdemos a José Calderón y a Marc Gasol, pero Ibaka aguanta aunque no sin sufrimiento. Durant y Westbrook remontaron un 2-3 después de haber sido muy criticados por no ser capaces de superar la gran defensa de Memphis. Se enfrentarán a los Clippers, que superaron a los Warriors (oh, Curry...) y a la polémica por el racismo de su dueño Donald Sterling. Con Chris Paul y Blake Griffin prometen la mejor eliminatoria de semifinales.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon