Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Thibaut Courtois, ¿un ocaso prematuro?

SPORTYOU SPORTYOU 07/10/2016 David de la Peña
Thibaut Courtois, ¿un ocaso prematuro? © Getty Images Thibaut Courtois, ¿un ocaso prematuro?

Cuando el Atlético de Madrid se quedó a segundos de ganar la Copa de Europa en Lisboa, Thibaut Cortois parecía no tener rival bajo palos. El guardameta belga disputó la final con sólo 22 años, y estaba llamado a ser el portero dominante del mundo del fútbol, como mínimo, en la próxima década. El espectacular rendimiento ofrecido durante los tres años de cesión en el cuadro colchonero no pudo culminarse levantando la orejona, pero en cualquier caso su estatus subió como la espuma.

Fue tal el nivel mostrado que nada más llegar a Stamford Bridge, sacó de la portería a uno de los mitos más importantes de la época reciente del Chelsea: Petr Cech. El guardameta checo era uno de los grandes símbolos para la hinchada, por ser considerado uno de los estandartes del Chelsea que se hizo gigante tras la llegada de Roman Abramovich, pero aquello -sumado al buen nivel que aún mostraba- no fue suficiente para convencer a Mourinho de no tomar la drástica decisión. Courtois era su número uno, era demasiado bueno.

En el Atlético de Madrid del Cholo Simeone, Courtois se mostró como un portero casi inalcanzable en el dominio del juego áereo y de su área, y además enseñó una capacidad para resolver situaciones bajo palos más propia de guardametas de menos envergadura y por lo tanto, más movilidad. El belga se ganó la condición de mejor portero del mundo, a pesar de ser débil en el tan importante en tiempos modernos juego de pies. Sin embargo, daba la sensación de ser casi imbatible y ante eso, no hay argumento posible.

De ganar la Premier League al calvario de la lesión

Su primera temporada en el Chelsea significó un regreso soñado. No sólo le ganó el puslo por la titularidad a Petr Cech, además cuajó una temporada soberbia y fue un activo decisivo en la consecución del título de liga logrado por el conjunto londinense. ManuelNeuer hacia maravillas en el Bayern de Guardiola y además llamaba poderosamente la atención gracias a su juego de pies, pero cuando se trataba de parar, el belga seguía pareciendo no tener rival.

Sin embargo, lo acontecido en su segundo año en el Chelsea cogió por sorpresa a todos los aficionados al fútbol. El equipo entró en barrena, Mourinho fue destituido y los blues acabaron la temporada en décima posición. Lo peor de todo, no obstante, fue una lesión de rodilla que le tuvo alejado de los terrenos de juego durante cuatro meses, quien sabe si la causa definitiva del bajón de rendimiento mostrado por el ex del Atlético de Madrid.

Courtois ya no parece imbatible

En el arranque de temporada con Antonio Conte en el banquillo, Courtois se ha mantenido de forma indiscutible como guardián de la portería del equipo. Sin embargo, esa condición de imbatible que había enseñado en su último año en el Atlético de Madrid y el primero en el Chelsea parece haberse borrado de un plumazo. Errores en la toma de decisiones -como en el penalti cometido sobre Sigurdsson frente al Swansea- y falta de convicción en acciones que otrora dominaba con solvencia han hecho sembrar las dudas sobre un portero que estaba llamado a marcar una época. Aún tiene tiempo de sobra, pero es incuestionable que debe reconducir su camino.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon