Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tirón de orejas a James

ABC ABC 01/04/2016 Tomás González-Martín

James celebra un gol con Colombia. © Reuters James celebra un gol con Colombia. El fútbol provoca nacionalismos extremos. El rendimiento de James Rodríguez con la selección de su país ha suscitado toda clase de opiniones sobre su suplencia en el Real Madrid, que se juega la temporada en quince días. Son situaciones incomparables que el aficionado, subjetivo, equipara en busca de la injusticia con su compatriota. Es lo que ha sucedido en Colombia con su estrella. Se critica su pase a la reserva en el club madrileño. La diferencia entre su nivel actual en el Real Madrid y su rendimiento en su equipo nacional es que en su club no es la única estrella, hay muchas más, mientras en su tierra es la figura y todo el balompié pasa por sus botas.

El problema de James en el Real Madrid no es su buen funcionamiento con la selección. Si juega bien allí, mejor para Zidane, porque adquiere mayor confianza. El problema actual del centrocampista es que la Liga española exige un trabajo destructivo y un desgaste físico para el que actualmente no llega al nivel de la pasada temporada. No se encuentra tan fino como hace un año. No ha repetido aquella baraja de recursos técnicos que demostró con Ancelotti. Y sus declaraciones contra Zidane, por ser suplente, provocan un ambiente negativo que le perjudica.

El Real Madrid le ha dado un tirón de orejas por esas manifestaciones que criticaban con ironía su pase a la reserva. «Cuando uno juega y tiene el apoyo de todos, es más fácil», expuso ante la prensa de su nación tras vencer a Ecuador. Palabras que también expresó, de otra manera, cuando Benítez era el técnico, en el mes de octubre. «He demostrado que estoy bien para jugar». Sus declaraciones públicas son y eran una crítica velada a las decisiones de los dos técnicos. Y militar en el Real Madrid suscita una trascendencia enorme de todo lo que se dice.

El club le ha «aconsejado» que no haga críticas públicas contra su entrenador. Y le ha hecho reflexionar sobre su actitud negativa ante su situación. Ese negativismo constante afecta a su rendimiento. Se le invita a demostrar una actitud positiva, como hizo Keylor con su suplencia, en busca del máximo rendimiento. Hablar desde la lejanía solo le perjudica. Cae en el mismo pecado del individualismo, sin pensar en el grupo, le han explicado con claridad. Debe cambiar de visión para progresar en el Real Madrid. Cristiano es otro ejemplo de entrega para James, siempre enfadado el portugués para rendir más, señala el club. Que tome nota. Talento tiene. Debe cambiar de comportamiento.

MÁS EN MSN

-El Madrid se harta de James

-La complicada relación entre Ramos y Piqué

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon