Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Todavía no hay nada que celebrar sobre la sanción de la FIFA

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 24/04/2014 F. Perearnau
© Image MundoDeportivo.com

El club transmitió ayer internamente, además de valorar positivamente la primera reacción de la FIFA a su recurso, que no había nada que celebrar ni de lo que congratularse más allá del hecho en sí, demostrable, que el primer paso no ha sido dado en falso.

Pero es sólo eso, un primer paso acertado que no supone aún haber entrado en el fondo de la cuestión, terreno en el que el propio Barça había transmitido dudas al principio del conflicto. Como se venía del caso Neymar, más de un directivo sin demasiada experiencia empezó a ponerse nervioso, en parte porque tras la dimisión de Rosell este tipo de situaciones se han vivido de otro modo. De hecho, más de uno de esos directivos intentó señalar culpables y hasta buscó refugio fuera del club, desorientado y nervioso.

Un fenómeno que se reprodujo a nivel ejecutivo, pues en un primer momento, con la presión mediática rondando y la lupa puesta en el área de direccción de fútbol, también se produjeron algunas acusaciones que el propio presidente, Josep Maria Bartomeu, persona de talante sereno en las grandes crisis y sobre todo de un sentido práctico y resolutivo, aplacó en cuestión de horas durante la mañana del viernes 3 de abril.

Bartomeu sentó a los principales responsables, Andoni Zubizarreta y Raül Sanllehí, junto con los juristas y el vicepresidente Jordi Mestre, el directivo que más conocía el problema como exjefe del fútbol base antes de ser ascendido y sustituido por Ramon Cierco.

Bartomeu exigió un plan de acción y él mismo, personalmente, tras estudiar todas las estrategias, empezó a levantar el teléfono y a asignar misiones.

Sin tensionarse, Bartomeu frenó la refriega interna de modo que a veinte días de ser comunicada la sanción el cielo vuelve a estar despejado. Supo aislar el problema, evitó que afectara al resultado del referéndum, votado tres días más tarde, y parece que acertó con las órdenes, los objetivos y las personas elegidas para el combate.

Cuidado con 'Barto'

También tomó nota, como buen comandante, de quiénes y cómo habían intervenido en el conflicto de la misma forma que el verano pasado en la agitada gira del primer equipo. Su informe sobre lo ocurrido, demoledor, fue elevado a la dirección general con todos los detalles y la gravedad perfectamente mesurada de cada uno de los episodios sucedidos.

Al menos dos empleaodos fueron despedidos poco tiempo después por su responsablidad y participación en aspectos de la gira. Si hay culpables no hay duda que, al final del proceso, serán depurados si procede.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon