Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Todo o nada en el Giro

Marca Marca 27/05/2014 marca.com
Ciclismo / Hoy se sube el Gavia y el Stelvio © Ciclismo / Hoy se sube el Gavia y el Stelvio Ciclismo / Hoy se sube el Gavia y el Stelvio

La historia podría repetirse. Parece una jornada maldita, a pesar de que el Giro de Italia siga empeñado en poder hacerla. El año pasado se tuvo que suspender completamente y en la edición de este año es una incógnita si correrá la misma suerte. Partiendo de Ponte di Legno, a los pies de los Alpes italianos, el recorrido tendría que llevar al pelotón hasta Val Martello, previo paso por los dos colosos que se resisten a recibirles, el Gavia y el Stelvio (cima Coppi).

Ayer, la etapa se habría celebrado con normalidad. El director de la carrera, Mauro Vegni, fue tajante al anunciar que «se hará como estaba previsto». El patrón estuvo reconociendo algunos tramos y comprobó in situ que todo era transitable. «Solo he estado en el Gavia y está bien. Tenemos informes de que Stelvio está todavía mejor. Ha llovido, pero las previsiones parecen buenas para mañana y no hay riesgo de hielo en el descenso», decía ayer.

La confirmación oficial se conocerá esta mañana. Como sucede en estos casos, la opinión de ciclistas y de aficionados es muy dispar. Unos a favor de que se haga y otros en contra. Entre los primeros, Nairo Quintana. El líder del Movistar sabe que es una oportunidad excelente para seguir con su remontada particular en la general.

«Para mí es mejor que se haga entera, porque seguramente, para bien o para mal, las diferencias serán mayores que si solo se hace Val Martello, aunque está claro que no depende de mí y que lo primero es la salud de los ciclistas», nos decía ayer en su hotel de concentración, situado un poco más arriba de Ponte di Legno, en el Passo Tonale, donde llovió tímidamente durante toda la jornada de descanso.

Opiniones diversas
Su opinión contrasta con la del líder, Urán: «Creo que, se suban o no esos dos puertos, las diferencias serán las mismas». Quintana no lo ve así. «En esta etapa tenía pensado coger una diferencia importante en la general», se sinceraba el corredor colombiano, a quien no le basta con recortar 20 segundos al día.

«Sin los problemas que he tenido de caídas y de gripe e inflamación de un oído, estaría más cerca de Urán. En la crono de Barolo me hubiese sacado tiempo, pero no tanto», explicaba. «Aún es posible ganar este Giro», decía.

La batalla del Gavia en 1988
Imposible olvidar la edición de 1988, que nos dejó para el recuerdo a Perico Delgado cubierto de nieve en su primer Giro. Ganó el holandés Erik Breukink tras una batalla contra los elementos. Johan van der Velde, primero en el Gavia, terminó la etapa con más de 47 minutos de retraso.

Valerio Piva, hoy director de Evans en el BMC, estaba allí y lo recuerda: «Fue horroroso. Llovió mucho y luego nevó. No tenía ropa especial, pasé mucho frío. Veías en el descenso a corredores por los suelos. Paré a tomar té caliente y me quedé solo. A tres de meta apareció una ambulancia y me dijeron que subiera, pero yo quería acabar. Fui el último y no lo entendía, creía que venían corredores detrás de mí. Meses después me dijeron que habían bajado en coche», recuerda.

«No me caí. Suerte, porque nadie me habría encontrado con ese temporal. Fui el último, pero sobreviví y me alegro. Esa etapa es historia del ciclismo», recalca Piva, orgulloso.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon