Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Toronto, capital latina del béisbol

SPORTYOU SPORTYOU 18/10/2016 Antonio Gil
Toronto, capital latina del béisbol © Getty Images Toronto, capital latina del béisbol

El hockey sobre hielo es el deporte rey en Canadá. Sin embargo, Toronto es una ciudad que va por libre y que, actualmente, vive y bebe béisbol. Los Blue Jays se han convertido en el equipo a seguir en ‘The Six’, como se conoce popularmente a la capital de la provincia de Ontario. Por segundo año consecutivo, los ‘azulejos’ tienen serias opciones a disputar las Series Mundiales de la Major League Baseball (MLB) y coronarse en las Grandes Ligas. Todo gracias a una armada de jugadores latinos que han contagiado su júbilo a los fans que transforman el espectacular estadio Rogers Centre en una olla a presión.

José Bautista, Edwin Encarnación, Roberto Osuna y Marco Estrada. Dos potentes bateadores y dos auténticos monstruos sobre la loma. Un cuarteto espectacular, perfectamente compensado en la ofensiva y la defensa, que ha dado un color especial a un equipo que ha colocado al béisbol en un lugar donde pocos imaginaban que pudieran hacerlo en Canadá. “Es increíble ver a tanta gente con camisetas y gorras de los Blue Jays andando por la ciudad. Los fans están respondiendo y el equipo no quiere defraudarles. Es un trabajo en equipo entre nuestros aficionados y nuestros jugadores”, declaró el manager John Gibbons ante la prensa. Y mucha parte de culpa de ese interés lo tiene la sangre caliente del cuarteto latino de lujo.

“Es verdad. Soy diferente. Vengo de una cultura del béisbol diferente. ¿Y qué pasa?”

“Es verdad. Soy diferente. Vengo de una cultura del béisbol diferente. ¿Y qué pasa?” Así se defendía el año pasado José Bautista cuando los más puristas le criticaron por su celebración tras un homerun decisivo en la serie de postemporada contra Texas Rangers. “¿Por qué tiene que ser algo malo ser diferente? Lo bonito de América es que es un crisol de culturas. Cada año, miles de chicos en Latinoamérica renuncian a su educación para perseguir su sueño de jugar en Grandes Ligas y sólo un 3% llegará a tener una oportunidad al bate”. Esos chavales, precisamente esos chavales, son los que estos días se levantarán de sus asientos cada vez que jueguen los ‘azulejos’. Lo harán los dominicanos cada vez que conecten un cuadrangular Bautista y Encarnación. Lo harán los mexicanos cada vez que Estrada lance un strikeout u Osuna cierre con éxito un juego. Para ellos, las otras estrellas del equipo (Josh Donaldson, Marcus Stroman, Kevin Pillar, Troy Tulowitzki…) son secundarias.

“Venimos de jugar béisbol en un ambiente completamente distinto. Sólo hay que ir a la República Dominicana para comprobarlo. Somos ruidosos, cantamos, bailamos. Nos gusta reír y pasarlo bien. Es parte de nuestro ADN y no cambia cuando estamos jugando. Para nosotros no es un deporte de club de campo. Es nuestro deporte nacional y viene acompañado de mucha emoción”. José Bautista no podía haberlo definido mejor… y contagiado a los fríos canadienses de lo que puede ser un partido de béisbol. Incluso en Toronto, ciudad de hockey.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon