Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Toyota desafía a Audi con Porsche estando al acecho

AS AS 11/06/2014 Héctor Martínez

El rival a batir es Audi. Así lo dice la historia reciente, que deja sobre la mesa un dato ineludible: desde el año 2000, la marca de los cuatro aros ha ganado 12 de las 14 ediciones de la categoría LMP1, la punta de esa pirámide que convierte a las 24 Horas de Le Mans en un referente del mundo del motor. Pero, y ahora vienen los peros, la edición que arranca este próximo sábado (la 82ª de una apasionante novela que empezó a escribirse en 1923) se antoja como la más abierta de los últimos años. Ahí está Toyota, que ya el año pasado tocó a la puerta del título, y Porsche, que regresa a la cita 16 años después.

Esta historia tiene nombres y apellidos: R18 e-tron quattro (Audi), TS040 Hybrid (Toyota) y 919 Hybrid (Porsche). Cada uno de ellos habla con un acento diferente. El Audi (con tres coches en liza y Marc Gené como piloto reserva) descansa en un motor V6 TDI reforzado con dos motores eléctricos que actúan sobre el eje delantero, vanguardia del sistema de tracción integral quattro. La marca ha perfeccionado aún más la aerodinámica del coche, debían hacerlo ya que los motores turbodiésel están penalizados por reglamento debido a su menor consumo.

FOTO DE FAMILIA. Imagen del mítico circuito antes del test celebrado el pasado fin de semana. © Le Mans FOTO DE FAMILIA. Imagen del mítico circuito antes del test celebrado el pasado fin de semana.

Toyota estrena hermano de saga tras dos ediciones con el TS030. El corazón de ese coche, el músculo que debe moverlo a lo largo de los 13.629 metros del legendario circuito de La Sarthe, es un V8 atmosférico de 540 CV, con la propina de los dos motores eléctricos que rondan los 480 CV. A diferencia de Audi, los motores actúan sobre el eje trasero. “Si Pitágoras no miente, diecinueve y una son veinte”, me decía mi panadero cuando de pequeño le compraba el bollo de camino al colegio. Aquí tampoco engañan: el TS040 supera los 1.000 CV de potencia. Su mejor credencial son las victorias en las dos carreras del Mundial de resistencia disputadas hasta la fecha, las 6 Horas de Silverstone y las de Spa-Francorchamps. También en los test celebrados del pasado fin de semana, ya en Le Mans, llevaron la voz cantante.

Y como cierre al repaso de la LMP1 —donde aterrizará Nissan en 2015 y cuyo rumor sobre el regreso de Ferrari es tan caliente que casi quema—Porsche aterriza de nuevo en este territorio en el que ya fue feliz, no en vano es la marca que más títulos suma en la máxima categoría (16 por los 12 de Audi y los 9 de Ferrari). Su ADN en cuestión mecánica es el siguiente: un V4 turboalimentado (gasolina) y dos motores eléctricos que actúan sobre el eje delantero (como ocurre con el Audi) con tracción a las cuatro ruedas.

El podio en Spa da pistas de sus buenas intenciones, queda ahora por ver si el proyecto, en el que Mark Webber ha ayudado al tirón mediático (al margen del actor Patrick Dempsey, que pone cara y talento en el 911 de la clase GT-Am), está ya a la altura de sus rivales. Rivales y... ¿amigos? En el vídeo promocional para Le Mans (as.com/videos), Audi da la bienvenida a Porsche. Eso es lo que se lee al final del mismo, aunque si no están familiarizados con la sorna que se estila por Ingolstadt (sede de la marca), ese anuncio es una buena manera de hacerse a una idea.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon