Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Treinta y tantos[FIRMAOPICAR] El virus muscular de la Champions El fin de semana deseado Banquillos

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 31/05/2014 null

No es fácil ser futbolista cuando se entra de lleno en el territorio de la treintena. De repente, el mundo les empieza a mirar como sospechosos, como si esperase la confirmación a los inevitables prejuicios. Sin quererlo, la opinión general consensúa que atacan la recta final de la carrera y que cualquier problema de rendimiento sólo responde a una erosión natural, producto de un desgaste que no tiene marcha atrás. Si al caso de Xavi, que cumplirá 35 años la próxima temporada, encima se le añade haber vivido recientemente sus mejores días futbolísticos, la inercia se hace casi imparable. Parece que ya no pueda pesar en el juego, que no sea capaz de gobernar el partido, que no pueda animar la circulación del balón, por lo tanto, que ya no sea un buen guía. Sin embargo, sólo es una reflexión fácil, alimentada por el mal rendimiento colectivo del Barça durante los dos últimos ejercicios, que ha dañado sin paliativos a todas las versiones individuales, no sólo la del capitán blaugrana.

Xavi ha sido, es y puede seguir siendo un jugador trascendente en el futuro del Barça. Su paso de la posición de mediocentro a interior, que Rijkaard decidió ante las dudas del propio jugador, aumentó su dimensión como centrocampista y ahora no tendría ningún problema para asumir los matices del nuevo entrenador. Nadie piensa más rápido que él con el balón, nadie necesita menos toques para ejecutar, nadie es más fiable en la toma de decisiones, nadie sabe codificar mejor las necesidades de cada momento y nadie acepta las obligaciones defensivas como él cuando el rigor táctico se lo exige. Eso sí, quizás ha llegado el momento de que Xavi pase a ser una referencia selectiva, que no se desgaste en según qué paisajes, ni se someta a fases de calendario sin descanso. Si él es capaz de digerir este paso con la normalidad que caracteriza su sana manera de enfocar la vida, el Barça no encontrará una brújula mejor.

No hay que olvidar la jerarquía indiscutible deGiggs en el Manchester United de la última década, hasta que llegó a la increíble frontera de los cuarenta. Es verdad que el galés fue perdiendo presencia en la alineación más regular, pero Ferguson no dudó en darle la titularidad en las dos finales de Champions que jugó contra el Barça en Roma y Wembley. Con este enfoque, la inteligencia y sabiduría de Xavi le permitirán jugar con la camiseta blaugrana hasta cuando quiera porque es una especie única que garantiza orden alrededor del balón a un equipo que quiere expresarse a través de él. Si Xavi no decide lo contrario, si Luis Enrique y él se sienten cómplices, el Barça agradecería su continuidad en una temporada donde referentes como Puyol y Valdés se han ido, en el inicio de una etapa que quiere volver a estimular el juego que él sabe interpretar tan bien. Es lo que tiene ser historia viva del club

La combinación entre el exigente calendario y la ambición insaciable ha provocado que Messi, Cristiano Ronaldo y Diego Costa se hayan perdido o se hayan sentido limitados en capítulos trascendentes de las dos últimas temporadas de Champions. Siempre en los cuartos de final; Messi en París, Cristiano tras una recaída y Diego Costa en el Camp Nou tuvieron una lesión muscular que no supieron curar por la tentación de ganar incluso al cuerpo. Sin aceptar el problema y la necesidad de descanso, arrastraron el problema hasta el final de curso sin calcular las posibles consecuencias. El delantero atlético lo sufrió a la máxima potencia porque sólo pudo empezar las finales de Liga y Champions y veremos qué pasa con su Mundial. Para aprender...

Un año esperando este fin de semana, un año con el objetivo de llegar a la cita sin dudas, un año con una cruz en el calendario. Así ha vivido la temporada el Barça de balonmano, consciente que el día a día de los entrenamientos y la exigencia competitiva que se impusiese en una Liga ASOBAL que podía invitar a una gestión cómoda de la competición marcarían las opciones en la final four de Colonia. Para empezar, el Flensburg reclama solidez defensiva que impida la continuidad de su ataque para evitar lanzamientos cómodos de su segunda línea: los daneses Eggert, Knudsen y Svan. Después, si todo va bien, ya habrá tiempo de pensar en el completísimo Kiel o en el atractivo Vezsprem de Carlos Ortega. Cada día es más caro ganar la Champions

Los aficionados del Espanyol han vivido una semana reconfortante. Uno de sus hijos pródigos, Sergio González, ha asumido el reto de entrenar al primer equipo tras una corta experiencia de menos de un año en el filial que ha transmitido entusiasmo y ha logrado óptimos resultados. Además, la familia blanquiazul ha recibido la impactante noticia del fichaje de Pochettino por el Tottenham después de su inmejorable temporada en el Southampton. Es su primera experiencia en un grande, aunque los 'spurs' siempre han querido más de lo que han podido. Banquillos llenos de ilusión

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon