Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un Arsenal más pragmático

SPORTYOU SPORTYOU 22/02/2016 David de la Peña
Un Arsenal más pragmático © Getty Images Un Arsenal más pragmático

Una de las cosas que se le criticó al Arsenal de los últimos tiempos, el que no fue capaz de competir títulos de forma regular, fue la sensación de pretender desarrollar siempre un estilo de juego vistoso que no siempre era efectivo. Durante varias temporadas dio la sensación de que algunos conceptos del sistema eran innegociables para Arsène Wenger, y muchos coincidieron en que aquello alejó al conjunto gunner de competir por los títulos. De hecho, las ocho temporadas que los londinenses estuvieron sin ganar nada entre 2005 y 2014 pusieron en entredicho la gestión del técnico francés en el club.

De Wenger hay que decir que algunas de sus ideas se han mantenido innegociables a pesar de los malos resultados. Un gran control de los gastos, y solo invertir mucho dinero -que quizás no lo fue tanto si nos paramos a pensar en lo que otros pagaron por futbolistas del mismo escalón- si una gran estrella se ponía a tiro. En los últimos años, las incorporaciones de Mesut Özil, Alexis Sánchez o Petr Cech reflejan exactamente este concepto. Defensor del Far Play Financiero y crítico con el Balón de Oro, la personalidad de Wenger ha sido uno de los grandes pilares sobre el que se ha edificado el club en los últimos años.

Y sin embargo, y aunque algunas cuestiones no admitían debate, otras sí han comenzado a virar. Wenger ha aceptado modificar algunos rasgos de su sistema de juego que en otros tiempos parecían no poder ser discutidos, y eso ha llevado a una versión más pragmática del Arsenal. Por un lado, aceptar que su equipo puede competir bien existiendo fases en los partidos en los que la pelota sea del rival: el Arsenal ha mejorado su defensa posicional. La segunda es una salida de balón más directa si el oponente es agresivo en su presión. Lo cierto es que quizás veamos menos veces un Arsenal que entusiasme, pero también lo es que en los últimos dos años el equipo ha ganado dos veces la FA Cup, y también que esta temporada parece, por fin, candidato firme a ganar la Premier League.

Una defensa más sólida

Detener a Messi, Neymar y Luis Suárez es tarea casi imposible para cualquier defensa del mundo. Sin embargo, parece claro que dejarles correr resulta la peor decisión. Tanto Messi como Neymar son genios en espacio reducido, pero su velocidad y precisión les hace absolutamente incontrolables si tienen sitio para maniobrar. Y ahí es donde el Arsenal sí ha mejorado con respecto a años anteriores, y no le importa agruparse atrás si el rival tiene el balón. Ya hemos visto partidos esta temporada -o tramos finales de los mismos con marcador a favor- en los que la defensa posicional gunner tiene mecanismos trabajados. Su defensa del área, las ayudas de los hombres de banda a los laterales o cómo se protegen los rechazos que van a la frontal. Frente al Barcelona el Arsenal tendrá muchas fases en las que deberá defender cerca de su área, y aunque detener a los tres tenores es casi imposible, esta versión gunner sí está más capacitada para reducir daños.

Menos riesgos con el balón

Uno de los rasgos característicos del Arsenal de Wenger de tiempos modernos ha sido el de buscar siempre salidas de balón por abajo, con jugadores como Fàbregas, Arteta o incluso Wilshere como protagonistas. Era difícil ver al Arsenal no arriesgar si el rival era agresivo y comprometía esos primeros pases, y los de Wenger se complicaban a menudo por no negociar esta circunstancia. Sin embargo, la inclusión de Giroud como pieza importante ha variado esto. El francés es un punta que gestiona de maravilla los envíos directos, gracias a su envergadura y buen juego aéreo. La idea del Barça es la de morder arriba tras perder la pelota, y apoyarse en Giroud para ganar metros con envíos largos es una solución que los ingleses ya han utilizado a lo largo de la temporada.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon