Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un ascenso entre dos aguas con una cara común

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 18/06/2014 EFE

Córdoba CF y UD Las Palmas afrontan a partir de mañana la ronda final por el ascenso a Primera División, un sueño para dos históricos que acumulan décadas alejados de la elite, unas circunstancias que sólo ha sufrido una persona en común para ambos clubes, el cordobés de Fernán Núñez Juan Luna Eslava.

Luna Eslava lo ha sido todo como cordobesista. A sus 19 años debutó como jugador en 1983, para sumar con la blanquiverde 295 partidos oficiales. Se retiró a los 38 años en el CD Pozoblanco para empezar a formarse como técnico y regresar en 2003 al Córdoba CF, en el que debutó como segundo entrenador de Juan Carlos Rodríguez en 2005.

Como ayudante de Pepe Escalante, fue pieza clave en el último ascenso a Segunda A de los califales en 2007, mientras que la temporada siguiente se convirtió en el segundo de Paco Jémez.

En la campaña 2008-09 se estrenó en solitario en un banquillo, ya que pasó de ser segundo de José González a hacerse cargo de un equipo abocado al descenso, pero lo salvó a tres jornadas del final gracias a un triunfo por 4-1 ante la UD Las Palmas, y ahí comenzó su idilio en amarillo.

"Lo recuerdo perfectamente, aquella fue una gran victoria y aquellos puntos fueron definitivos para quedarnos en Segunda. También se lo recordé a la gente cuando llegué allí a Las Palmas".

Fue a la temporada siguiente, de nuevo como segundo de Paco Jémez, ya que a ambos se les encomendó la salvación de los amarillos y la consiguieron.

"Eso sí, pronto la prensa sacó que les habíamos metido cuatro a la Unión Deportiva", por ello, trasladándose al presente, Luna no pudo evitar "firmar ese marcador para mañana".

El Córdoba "fuera de casa se muestra como un equipo muy serio y sobrio", por lo que "hacerle tantos goles sería difícil, aunque hay que decirlo todo y el potencial de Las Palmas del centro del campo hacia arriba es bestial".

Luna ha recordado que tanto a él como a Paco los trataron "muy bien", por lo que de aquella temporada se queda "con el cariño de la gente, de esa afición que es increíble".

"Tengo recuerdos muy buenos de la isla", ha subrayado Luna, además de "más de una anécdota". A Paco le expulsaron en varios partidos, pero "ellos contaban que tenían como a dos primeros". El primer partido que Luna tuvo que dirigir al equipo Las Palmas ganó 2-5 al filial del Villarreal en Castellón.

A partir de entonces "la anécdota típica de los jugadores fue que era mejor que el entrenador (Paco) se quedara en la grada", ha bromeado Luna.

En aquel equipo jugaban entonces José Moreno Verdú, "Josico", y Javi Guerrero, actual tándem técnico de los grancanarios, por lo que a Luna le "alegra" que se hicieran cargo del equipo hace unas semanas.

"A Paco y a mí nos dieron mucho en el campo y en el vestuario porque son grandes profesionales, honrados y honestos. Les felicité el otro día y les deseé suerte para el final de liga, pero claro, ahora juegan con el Córdoba".

Por ello, y para salirse del tópico, Luna ha dicho que aunque sea un partido "especial" para él no tiene "el corazón partido porque la prioridad es el Córdoba".

"Lo he mamado desde pequeñito y llevamos 42 años esperando esta ocasión y ojalá el Córdoba llegue a Primera División porque son muchos años", ha subrayado.

Al menos a Luna le queda el "consuelo" de que si no lo puede conseguir el Córdoba, que "éste se vaya para Las Palmas", pero ha reiterado que "son muchos años ansiando este ascenso y el Córdoba es la prioridad".

Luna ha señalado que ve la eliminatoria "bastante igualada" aunque sean "estilos y apuestas diferentes", pero en dos partidos "hay muchos factores que influyen", así que en su opinión subirá "el que más sereno y mentalmente esté mejor preparado".

"El que cometa menos errores", porque ha vaticinado que "goles habrá", así que "la clave estará en la concentración y saber competir", porque "los detalles marcarán las diferencias", ha concluido un Luna que vivirá el ascenso entre dos aguas, aunque mirando más a su Mezquita que al océano Atlántico.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon