Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un Bayern-Madrid, pero en baloncesto

SPORTYOU SPORTYOU 10/12/2015 Paco Navacerrada
Un Bayern-Madrid, pero en baloncesto © Getty Images Un Bayern-Madrid, pero en baloncesto

Parece como si el destino, como decía la canción, le quisiese gastar al Real Madrid una broma macabra. Porque el equipo de baloncesto del Real Madrid se juega el viernes sus opciones de pasar al Top 16 de la Euroliga frente al Bayern Múnich. El equipo bávaro recuperó la sección de baloncesto en los últimos años y, poco a poco, va avanzando posiciones entre los grandes de Europa. De hecho tiene bastante bien su clasificación para la siguiente ronda. Si gana al Madrid lo tendrá casi hecho y, de paso, habrá eliminado a su archienemigo futbolero.

Para el Real Madrid de baloncesto la situación que está viviendo es nueva. Acostumbrado a vivir sin urgencias tanto en esta fase de grupos como en el Top 16, que sienta este vértigo a estas alturas de temporada es algo inusual. Además, lo hace sin la participación de uno de sus jugadores referencia, Rudy Fernández, recientemente intervenido por sus problemas en la espalda.

Es el de este viernes, para el Madrid, un partido a vida o muerte. Si gana, aún tendrá que vencer en la última jornada al Estrasburgo; si pierde, dirá adiós a la competición de la que es vigente campeón. Y el destino le hace jugárselo todo ante un viejo conocido, pero no de baloncesto, sino de fútbol. El Bayern-Real Madrid es el partido más repetido de la historia de la Copa de Europa. Esos duelos europeos entre los dos colosos del balompié continental siempre perdurarán en la memoria de los buenos aficionados. El loco del Bernabéu, el pisotón de Juanito, los cuernos de Augenthaler, los ocho goles en dos partidos de los alemanes, el gol de Anelka y el último gran recuerdo, el 0-4 de hace dos temporadas que llevó al Madrid a las puertas de la Décima. Muchos, muchísimos recuerdos futboleros. Pero ahora toca baloncesto.

Y en baloncesto poca rivalidad. En el partido de la primera vuelta el Madrid ganó por un punto gracias a un triple de Carroll. En Múnich, el Madrid va a sufrir, pero debe conseguir la victoria. Supongo que la sección de básket del Real Madrid ya estará poniendo en antecedentes a los nuevos. Los más veteranos saben de la rivalidad futbolera, pero a la nueva estrella blanca, Luka Doncic, habrá que explicarle qué es el Bayern Múnich. Un Madrid-Bayern en fútbol es como un Madrid-Maccabi en baloncesto. Seguro que el pabellón será una olla a presión. Y muchos de los que estén allí son asiduos del Allianz Arena y recuerdan la afrenta de hace dos temporadas. Clamarán venganza. Pero el Madrid no puede caer en la fase de grupos de la Euroliga. Sus nueve copas de Europa obligan y la historia, también.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon