Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un 'buzzer beater' de Lillard deja fuera a Howard y Harden

AS AS 03/05/2014 Abraham Romero

Final de la Conferencia Oeste, 1997. John Stockton anota un 'buzzer beater' que da la victoria a los Utah Jazz contra los Houston Rockets en el sexto y último partido de la serie. Desde ese día, nadie había logrado una canasta sobre la bocina que diese un triunfo en una serie de Playoffs. Tuvo que llegar un chico de 23 años, uno de esos jóvenes de la famosa 'Generación del 90' que han tirado la puerta del estrellato, un jugador eléctrico, carismático, un genio. Tuvo que llegar Damian Lillard. El base nacido en Oakland anotó un triple en el último segundo y dio la victoria a Portland (99-98) en el sexto, y ya definitivo, partido de la serie contra los Rockets (4-2), de nuevo víctima del momento más místico del baloncesto: el 'buzzer beater'. El base no había anotado en todo el último cuarto, llevaba 22 y acabó con 25. Toda su energía concentrada en ese triple. 'Clutch player' en su máxima esencia.

0,9 segundos. Un minúsculo tramo de tiempo del que se va a hablar durante días, semanas, meses... Un tiro que despide de los Playoffs a Dwight Howard, a James Harden y a un proyecto, el de los Rockets, que aspiraba a ganar el Oeste. Dos de los mejores jugadores de la liga. El mejor pívot y el suplente que se convirtió en estrella. Fuera.

0,9 segundos. Lo que quedó tras una bandeja de Chandler Parsons después de pescar en un mal rebote de Robin López tras un triple fallado por Harden. Los Rockets se veían ya en el séptimo partido y Howard respiraba tras un último cuarto digno del mejor 'center' de la NBA. Pero quedaba Damian Lillard. Se zafó de la defensa de Parsons y arqueó el tiro hasta donde el alero de Houston no pudo llegar. Una instantánea preciosa y un final épico para una fantástica serie.

Y es que a pesar de no haber llegado al séptimo encuentro, este Rockets-Blazers ha sido la eliminatoria más igualada de estos Playoffs. 672-670 es la anotación total de ambos equipos. Houston gana esa estadística, pero Portland se lleva la eliminatoria.

El sexto partido no defraudó. No se alejó de esos parámetros de igualdad y volvió a resumirse en la imagen de una balanza con dos equipos con las mismas fuerzas. Pesando lo mismo. Donde sólo un latigazo final podía decantarla. Pasó con Troy Daniels, y pasó hoy. 28-29, 28-29, 22-21 y 21-19. Esos son los parciales de cada cuarto. Juzguen ustedes.

© Craig Mitchelldyer

La primera parte tuvo dos nombres propios: James Harden y LaMarcus Aldridge. El barbudo escolta jugó sus mejores minutos de la serie y acabó el encuentro con 34 puntos y un buen 9 de 15 en tiros de campo. El espigado ala pívot, por su parte, se iba al descanso con 21 puntos, 30 y 10 rebotes al final del tercero. Ninguno apareció al final.

Los últimos minutos estaban reservados para Dwight Howard y Robin López. 'Superman' se va a casa habiendo jugado la mejor serie de partidos que se le recuerdan y dejando claro que, por fin, tiene la cabeza asentada. Veremos cómo le sienta la eliminación. Anotó 13 puntos en el último cuarto, todos consecutivos, los únicos de los Rockets desde en los últimos siete minutos hasta la bandeja de Parsons. Howard pudo ganar el partido. 'Su' partido, 'su' serie. En el papel quedará la eliminación de su equipo en primera ronda, pero los problemas de Houston van mucho más allá de un Howard que ha estado imparable.

Robin López metió 8 puntos en los siete minutos finales mientras estuvo defendido por James Harden. McHale se la jugó con un quinteto de pequeños y, para evitar cambiar a Beverley (estaba defendiendo a Lillard) y a Lin, accedió a que Harden, mal defensor exterior, defendiese a López. Conclusión: ocho puntos del pívot y Portland se mantenía en el partido.

Datos. Los Blazers no pasaban de primera ronda de Playoffs desde la temporada 1999-2000, cuando llegaron a Finales de Conferencia de la mano de Rasheed Wallace y Scottie Pippen. Aldridge y Lillard ya son historia de esta franquicia.

El base ha promediado 25,5 puntos, 6,7 asistencias y 6,3 rebotes en los seis encuentros de la serie. Aldridge: 29,8 y 11,2 rebotes. Al otro lado, Howard: 26 puntos y 13,7 rebotes; y Harden: 26,8 puntos, 5,8 asistencias y 4,7 rebotes, pero un 37,6% en tiros de campo.

Se termina la eliminatoria y estos rocosos Blazers se mantienen y esperan rival: San Antonio o Dallas. La revelación de la temporada. Y 'this is over', Rockets. Fue un Oeste demasiado salvaje para ellos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon