Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un día, para bien o para mal, histórico

SPORTYOU SPORTYOU 20/12/2015 Iñaki Cano
Un día, para bien o para mal, histórico © Getty Images Un día, para bien o para mal, histórico

Mientras el Barcelona celebraba el quinto título del año 2015 en Japón, en el Santiago Bernabéu, el Real Madrid le marcaba 10 goles al Rayo Vallecano. En Liga, desde la temporada 59/60 en la que le marcó 11 al Elche, los blancos no habían visto el doble dígito en su marcador. Benítez sigue aumentando sus estadísticas favorables y nadie se acordará en cómo ‘las circunstancias’ le ‘ayudaron’ a incrementar los números en ataque.

El Barcelona sumaba 88 títulos oficiales y el Real Madrid seguía pensando que era el más laureado, aunque tenga seis menos. Luis Suárez se convertía en el mejor de la Copa Mundial de Clubes y Bale, mientras el Barça descorchaba las botellas de cava, le marcaba cuatro goles al Rayo entrando en la estadística de su club siendo el decimonoveno en lograrlo. Histórico también es ver marcar a Cristiano y no celebrarlo con su salto y grito habitual. Como tampoco es muy normal ver a dos jugadores llevarse el balón. Bale, por lo cuatro goles y Benzema, por su ‘hat-trick’.

Mientras en Yokohama el Barcelona daba la vuelta de honor al estadio entre ovaciones de admiración por todo lo que está consiguiendo en ésta última década, en el Bernabéu, ni ganando por goleada, se silencia los pitos al entrenador, al presidente o a los jugadores. No me negarán que no son históricos los dos sonidos.

En Japón, el Barcelona se daba un baño de confeti alzando la Copa que le proclamaba como el mejor del mundo y aparecían ante las cámaras quitándose de encima los papelitos, en Madrid, los blancos, pese a hacer diez goles, no sabían cómo explicar en zona mixta el papel que les toca desempeñar cada jornada ya sea perdiendo o goleando al rival, aunque este juegue con nueve desde la media hora de partido.

A la historia pasará aquél que pueda explicar lo que sucedió una tarde del 20 de diciembre del 2015, donde un equipo le metió diez goles a un contrario y no salió ovacionado por su afición. Y es que hay arbitrajes que perjudican a las víctimas (Rayo) y de rebote a los verdugos (Real Madrid). Así fueron ‘las circunstancias’ por las que la goleada del Real Madrid será la menos valorada de la historia, el día en el que el Barcelona conquistó su octogésimo octavo título de su historia.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon